La Fed ajustará el crédito más rápido y prevé 3 subidas de tipos en 2022

WASHINGTON – La Reserva Federal acelerará el ritmo al que está retirando su apoyo a la economía a medida que aumenta la inflación, y espera subir las tasas de interés tres veces el próximo año.

En un cambio brusco de política, la Fed anunció el miércoles que reducirá sus compras mensuales de bonos al doble del ritmo que anunció anteriormente, y probablemente las terminará por completo en marzo. El calendario acelerado pone a la Fed en camino de comenzar a subir las tasas en la primera mitad del próximo año.

El nuevo pronóstico de la Fed de que aumentará su tasa de referencia a corto plazo tres veces el próximo año es superior a solo una subida de tasas que había proyectado en septiembre. La tasa clave de la Fed, ahora cerca de cero, influye en muchos préstamos comerciales y de consumo, incluso para hipotecas, tarjetas de crédito y préstamos para automóviles.

Esos costos de endeudamiento pueden comenzar a aumentar en los próximos meses, aunque las acciones de la Fed no siempre afectan de inmediato a otras tasas de préstamos. E incluso si el banco central aumenta las tasas tres veces el próximo año, aún dejaría su tasa de referencia históricamente baja, por debajo del 1%.

El cambio de política que anunció la Fed el miércoles había sido señalado en el testimonio que el presidente Jerome Powell dio al Congreso hace dos semanas al discutir el apoyo extraordinario que la Fed brindó a la economía después de la pandemia del año pasado. El cambio refleja el reconocimiento de Powell de que con el aumento de las presiones inflacionarias, la Fed necesitaba comenzar a restringir el crédito para los consumidores y las empresas más rápido de lo que había pensado unas semanas antes. La Fed había caracterizado anteriormente el repunte de la inflación como un problema principalmente "transitorio" que se desvanecería a medida que se resolvieran los cuellos de botella de la oferta causados por la pandemia.

La subida de los precios ha persistido más de lo esperado por la Fed y se ha extendido desde bienes como alimentos, energía y automóviles a servicios como alquiler de apartamentos, comidas en restaurantes y habitaciones de hotel. Ha afectado mucho a los consumidores, especialmente a los hogares de bajos ingresos y, en particular, a las necesidades diarias, y ha negado los salarios más altos que han recibido muchos trabajadores.

A Powell se le preguntó en una conferencia de prensa el miércoles qué había causado específicamente que la Fed girara hacia una política crediticia más estricta.

“Fue esencialmente una inflación más alta y un progreso mucho más rápido en el mercado laboral”, dijo.

Como resultado, la Fed está desviando su atención de la reducción del desempleo, que ha caído rápidamente a un saludable 4.2%, por debajo del 4.8% en su última reunión, y hacia frenar los precios más altos. Los precios al consumidor se dispararon un 6,8% en noviembre en comparación con el año anterior, dijo el gobierno la semana pasada, el ritmo más rápido en casi cuatro décadas.

En Wall Street, los precios de las acciones subieron modestamente después de que la Fed emitió su comunicado y Powell comenzó a hablar en una conferencia de prensa. Los inversores se habían anticipado en gran medida a los anuncios de política de la Fed.

El nuevo cambio de política de la Fed conlleva riesgos. Aumentar los costos de los préstamos demasiado rápido podría sofocar el gasto de los consumidores y las empresas. Eso, a su vez, debilitaría la economía y probablemente aumentaría el desempleo.

Sin embargo, si la Fed espera demasiado para subir las tasas, la inflación podría salirse de control. Entonces podría tener que actuar agresivamente para restringir el crédito y potencialmente desencadenar otra recesión.

Los funcionarios de la Fed han dicho que esperan que la inflación se enfríe en la segunda mitad del próximo año. Los precios de la gasolina ya han bajado de sus picos. Los cuellos de botella de la cadena de suministro en algunas áreas se están mitigando gradualmente. Y los pagos de estímulo del gobierno, que ayudaron a impulsar un aumento en el gasto que impulsó la inflación, no es probable que regresen.

Sin embargo, muchos economistas esperan que persistan los precios altos. Esa probabilidad se vio reforzada esta semana por un informe del gobierno de que la inflación mayorista aumentó un 9,6% durante los 12 meses que terminaron en noviembre, el ritmo interanual más rápido en los registros que datan de 2010.

Los costos de la vivienda, incluidos los alquileres de apartamentos y el costo de la propiedad de la vivienda, que representan alrededor de un tercio del índice de precios al consumidor, han aumentado a un ritmo anual del 5% en los últimos meses, calcularon los economistas de Goldman Sachs. Los precios de los restaurantes subieron un 5,8% en noviembre con respecto al año anterior, un máximo de casi cuatro décadas, lo que refleja en parte el aumento de los costes salariales. Es probable que tales aumentos mantengan la inflación muy por encima del objetivo anual del 2% de la Fed el próximo año.

Las compras mensuales de bonos de la Fed estaban destinadas a mantener bajas las tasas de interés a largo plazo para ayudar a la economía, pero con la caída del desempleo y la inflación en un máximo de casi 40 años, ya no son necesarios.