Los legisladores republicanos están bajo una presión cada vez mayor para persuadir a los escépticos de las vacunas para que se arremanguen y tomen las vacunas, ya que una nueva variante de COVID-19 más contagiosa aumenta la cantidad de casos.