El líder no electo de Haití dice que comprende las deportaciones de migrantes estadounidenses y dice que las elecciones se retrasarán

En una entrevista exclusiva con CNN desde la residencia del primer ministro en la capital de Haití, Puerto Príncipe, Henry, quien asumió como líder dos semanas después del asesinato del presidente Jovenel Moise en julio, también dijo que las elecciones originalmente planeadas para septiembre serán retrasado hasta el próximo año, luego de que se lleve a cabo una revisión de la constitución del país.
Cerca de 4.000 migrantes detenidos por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos en Del Rio, Texas, en las últimas semanas han sido expulsados, según el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas.
El Departamento de Seguridad Nacional inició una investigación después de que la semana pasada apareciera un video de agentes de la Patrulla Fronteriza en patrulla a caballo confrontando agresivamente a migrantes en su mayoría haitianos. Varios altos funcionarios de la administración , así como congresistas demócratas, han expresado su indignación por las imágenes, tomadas por Al Jazeera y Reuters, que parecen mostrar a los agentes de la ley a caballo usando tácticas agresivas, incluido un oficial que balancea largas riendas cerca de los migrantes que cruzan la frontera cerca de Del Río.
«Vimos algunos de los malos tratos que sufrieron estos haitianos y nos impactó mucho», dijo Henry a CNN. «Lo que estamos diciendo es que mientras haya países en mejores condiciones que otros, siempre habrá un atractivo para los más ricos».
Henry dijo: «No somos responsables de su deportación» y Haití «no puede interferir en los asuntos internos de Estados Unidos»; sin embargo, «todos los haitianos que regresan a su tierra natal tienen derecho a ser bienvenidos».
Designated Prime Minister Ariel Henry attends a ceremony in honor of late Haitian President Jovenel Moïse in Port-au-Prince, Haiti. (Valerie Baeriswyl / Getty Images)

Elecciones en Haití postergadas hasta 2022

El mandato de dos meses de Henry se ha visto afectado por las continuas preguntas sobre el asesinato de Moise, la creciente violencia de pandillas en la capital, un catastrófico terremoto en agosto en el sur del país y ahora una crisis migratoria que ha llevado a miles de personas a la frontera con Estados Unidos.
Mientras tanto, la confusión aumenta cuando se llevarán a cabo las elecciones atrasadas en Haití, pospuestas dos veces debido a la pandemia de coronavirus.
La migración continuará mientras persista la desigualdad, dice el primer ministro de Haití mientras termina la crisis del puente del Río
Moise había planeado celebrar elecciones en septiembre, pero esa fecha llegó y se fue bajo el liderazgo de Henry. Y el lunes, el gobierno de Haití emitió un decreto en el que se despidió a todo su Consejo Electoral, el grupo responsable de llevar a cabo las elecciones.
«El tren se ha descarrilado durante algún tiempo en Haití», dijo Henry. «Queremos avanzar lo más rápido posible hacia la restauración de la democracia a través de elecciones».
Henry dijo que los miembros del Consejo Electoral fueron despedidos porque «no pueden organizar elecciones» y el proceso para reemplazarlos estaba en marcha.
«Hoy hemos tomado la decisión de detener este consejo electoral y formar otro, uno que sea más consensual y que sea aceptado por toda la sociedad», agregó.
Henry dijo que las elecciones se llevarán a cabo después de una revisión de la constitución del país: «Revisaremos la constitución en los primeros meses del próximo año y las elecciones se llevarán a cabo inmediatamente después».

Investigación del asesinato de Moise

Henry enfrenta una presión adicional sobre la investigación oficial sobre el asesinato de Moise, asesinado durante un ataque a su residencia privada el 7 de julio, y ha sido acusado de obstaculizar la investigación.
La investigación en curso ha encontrado a decenas de sospechosos, incluidos ciudadanos estadounidenses y colombianos, pero los funcionarios del gobierno continúan buscando un autor intelectual y un motivo.
El ex fiscal jefe de Port-au-Prince, Bed-Ford Claude, había pedido a Henry que testificara sobre el caso, citando evidencia de que un sospechoso clave en el asesinato habló con él por teléfono en las horas posteriores al asesinato. Henry luego despidió a Claude y al ministro de justicia Rockefeller Vincent, lo que generó dudas sobre si el ejecutivo se estaba entrometiendo en el poder judicial.
En declaraciones a CNN, Henry negó haber impedido la investigación y dijo que la pareja fue despedida «por violar la ley».
Exclusiva: documentos filtrados revelan amenazas de muerte y barricadas en la investigación del asesinato de Haití
«Es importante para nosotros que el presidente Jovenel Moise tenga justicia, es fundamental para nosotros y vamos a darle todos los medios a la justicia para que se haga justicia», dijo. «No queremos interferir en este juicio … Ni siquiera estoy pidiendo saber qué está pasando en el caso. Lo que estoy diciendo es que el Presidente debe tener justicia y esta justicia debe ir acompañada de jueces independientes».
Claude fue despedido mientras buscaba cargos contra Henry por llamadas telefónicas realizadas horas después del asesinato de uno de los principales sospechosos, el exfuncionario del Ministerio de Justicia de Haití, Joseph Felix Badio .

Henry dijo que «no recordaba» la llamada telefónica «o si tuvo lugar».

«Eso significa que para mí, no fue una llamada importante, si no lo recuerdo», dijo. «No tengo ningún interés en asociarme con estas personas y nunca lo he estado ni lo estaré».
Henry también dijo que haría un seguimiento con el Ministerio de Justicia de las acusaciones de que decenas de ciudadanos estadounidenses y colombianos permanecen bajo custodia haitiana en relación con el asesinato, sin que se presenten cargos contra ellos y sin acceso limitado a abogados, en contravención de la ley haitiana. La situación ha dejado a los grupos de derechos humanos preocupados por la falta de debido proceso para los detenidos.
«Le pediré al Ministerio de Justicia que haga un seguimiento y si hay personas inocentes que las pongan en libertad. No queremos tener a la gente en la cárcel solo porque son colombianos o porque están siendo señalados por ser asesinos». y que no son asesinos «, dijo Henry.

Temores de seguridad

El primer ministro admitió que está preocupado por su propia seguridad y dijo que Moise murió en su cama «porque era presidente de Haití».
«Una de las razones por las que creo que necesitamos saber qué pasó esa noche es porque siento que yo también estoy en riesgo», dijo, y agregó que Moise tiene «derecho a una justicia ejemplar y yo me aseguraré de que esta justicia sea ejemplar y honesto.»
Henry admitió que también necesita ayuda extranjera para combatir la violencia de las pandillas en el país y está decidido a acabar con la actividad criminal.
«Hemos pedido a los países amigos apoyo específico para apoyar a la policía, la capacidad de luchar contra estos bandidos y salir de la vida pública, para que la economía se recupere, para que nuestros niños puedan ocuparse de sus asuntos de forma regular, » él dijo.
«Todos los que están involucrados con las pandillas, ya sean políticos, empresarios u otros ciudadanos, son bandidos y deben correr la misma suerte que los bandidos».