A medida que los líderes se vuelven a reunir en la ONU, el clima y COVID encabezan la lista

CAMERÚN – El año pasado, no vino ningún líder. Este año será bastante diferente, algo así.

Con la pandemia de coronavirus aún en muchas partes del mundo, los líderes de más de 100 naciones se dirigen a Nueva York esta semana para la reunión anual de alto nivel de las Naciones Unidas, un asunto semicerrado y con inflexión de COVID que tiene lugar. en una de las ciudades más afectadas por la pandemia. Será una desviación de la última reunión en persona de la Asamblea General en 2019, y también muy diferente de la versión totalmente virtual del año pasado.

A la espera de ellos: desafíos desalentadores lo suficientemente grandes como para asustar a cualquiera que dirija un país, desde una crisis climática creciente y severas desigualdades en las vacunas hasta el futuro de Afganistán bajo sus nuevos gobernantes talibanes y el empeoramiento de los conflictos en Myanmar y la región de Tigray en Etiopía.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha señalado muchos otros signos de un mundo más caótico, inseguro y peligroso: el aumento de la pobreza y el hambre; los avances de la tecnología "sin barandillas" como armas autónomas letales; los riesgos del colapso climático y la guerra nuclear; y la creciente desigualdad, discriminación e injusticia que lleva a la gente a las calles a protestar "mientras que las teorías de la conspiración y las mentiras alimentan profundas divisiones dentro de las sociedades".

El jefe de la ONU sigue repitiendo que el mundo se encuentra en "un momento crucial" y debe cambiar de marcha hacia "un mundo más verde y seguro". Para hacer eso, los líderes deben darle "dientes" al multilateralismo, comenzando con una acción conjunta para revertir el fracaso global para abordar el COVID-19 en 2020 y garantizar que el 70% de la población mundial esté vacunada en la primera mitad de 2022.

Pero como suele suceder con las Naciones Unidas, queda por ver si las reuniones de alto nivel, que comienzan el lunes y terminan el 27 de septiembre, logran un progreso real.

Después de que COVID-19 obligó a los líderes a pronunciar discursos remotos y pregrabados en la reunión del año pasado, más de 100 jefes de estado y de gobierno y más de dos docenas de ministros decidieron venir a Nueva York este año a pesar de la pandemia. Eso refleja el papel único de las Naciones Unidas como plaza de la ciudad global para los 193 países miembros, ya sean pequeños o grandes, débiles o poderosos.

La reunión anual de líderes mundiales de la asamblea, llamada Debate General, siempre ha sido un lugar donde los presidentes, primeros ministros, monarcas y otros altos funcionarios pueden discutir preocupaciones locales, regionales y globales en reuniones y recepciones públicas o privadas, y durante almuerzos y cenas. . Es decir, crea un espacio para llevar a cabo el delicado negocio de la diplomacia cara a cara, considerado mucho más productivo que las reuniones virtuales online.

Richard Gowan, director de la ONU del International Crisis Group, dijo que la primera reunión en persona de la Asamblea General desde que comenzó la pandemia, aunque unos 60 líderes han optado por pronunciar discursos pregrabados, no solo es simbólica sino una oportunidad para "demostrar que la cooperación importa ".

“Para los líderes de los países más pobres, esta también es una oportunidad única para hablar públicamente sobre las continuas réplicas del COVID-19”, dijo. “También es, francamente, muy divertido venir a Nueva York. Muchos de estos líderes se han quedado estancados en sus capitales ".

Después de cuatro años de Donald Trump representando a Estados Unidos en las reuniones, esta semana Joe Biden hará su primera aparición como presidente en la apertura del debate general el martes. Gowan dijo que "la pregunta realmente importante es exactamente cómo enmarca las relaciones con China".

"No será tan directo en las críticas a China como lo fue Trump, especialmente en 2019 y 2020", dijo Gowan. "Pero creo que Biden tratará de presentar a China como un país que está desafiando el orden mundial basado en reglas y un país al que no se le debe confiar el liderazgo del sistema internacional".

La pandemia no es solo algo que deben debatir los líderes mundiales, sino que también deben tratar sobre el terreno: un tema clave antes de las reuniones ha sido los requisitos de entrada de COVID-19 para los líderes a los Estados Unidos y a la propia sede de la ONU.

Por tradición, el primer orador después de que el secretario general presenta su informe sobre el estado del mundo es Brasil. Su presidente, Jair Bolsonaro, que no está vacunado, reiteró el jueves que no planea vacunarse pronto. Justificación de Bolsonaro: tenía COVID-19 y por eso, dice, tiene un alto nivel de anticuerpos.

Entrar a los Estados Unidos requiere una vacuna o una prueba reciente de COVID-19, pero la ciudad de Nueva York tiene un requisito de vacunación para los centros de convenciones, y considera que el salón de la Asamblea General, que técnicamente no es suelo estadounidense, es uno de esos.

El presidente de la Asamblea, Abdulla Shahid, dijo en una carta el jueves que la ONU se basa únicamente en un sistema de honor. Eso significa que no habrá policía de la ciudad de Nueva York que controle a las personas que ingresan a la sede de la ONU.

Muchos diplomáticos dicen que estarán observando de cerca a los últimos oradores programados para el último día, el 27 de septiembre, porque cada uno tiene algo polémico que se filtra.

Corea del Norte acaba de probar nuevos misiles de crucero que podrían lanzar armas nucleares. En Myanmar, los generales derrocaron al gobierno elegido democráticamente en febrero. El ejército de Guinea derrocó al presidente elegido democráticamente hace un mes. Y en Afganistán, los talibanes tomaron el poder el 15 de agosto cuando el ejército afgano no se opuso a que las últimas tropas estadounidenses se retiraran del país después de 20 años de guerra.

Las credenciales del actual embajador de Myanmar, del derrocado gobierno democrático del país, están siendo cuestionadas por la junta militar, pero los funcionarios de la ONU dicen que el Comité de Credenciales de la Asamblea General no se reunirá para escuchar el desafío hasta después de que concluyan las reuniones de la semana. Y los talibanes aún no han presentado una carta desafiando las credenciales del embajador del gobierno anterior.

Entre los que harán declaraciones pregrabadas este año estarán los presidentes de Irán, Egipto, Indonesia, Sudáfrica y Zimbabwe. Se suponía que el presidente francés, Emmanuel Macron, entregaría una declaración pregrabada, pero el gobierno dijo que el ministro de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian, ahora entregará el discurso del país en persona el último día.

Francia y China han reaccionado con enojo al anuncio sorpresa de Biden, junto con los líderes de Australia y Gran Bretaña, de un acuerdo para proporcionar a Australia al menos ocho submarinos de propulsión nuclear. Australia había firmado un contrato por valor de al menos 66.000 millones de dólares para una docena de submarinos eléctricos y diésel convencionales franceses y su construcción ya estaba en marcha.

Francia, el aliado más antiguo de Estados Unidos, respondió recordando a sus embajadores de Estados Unidos y Australia el viernes, y las implicaciones de la disputa para la seguridad asiática y mundial seguramente serán temas candentes en reuniones privadas esta semana.

La acción comienza el lunes por la mañana cuando el secretario general reúne a los líderes mundiales y a la banda de sensación pop mundial BTS para destacar los 17 objetivos de la ONU para 2030, que van desde acabar con la pobreza y proteger el planeta hasta lograr la igualdad de género, proporcionando a cada niño una calidad. educación y garantizar una vida sana para todas las personas.

Una hora más tarde, unos 40 líderes mundiales asistirán a una reunión a puerta cerrada sobre el cambio climático copresidida por Guterres y el primer ministro británico Boris Johnson en el período previo al gran evento climático de noviembre en Glasgow, Escocia.

"Necesitamos un progreso urgente en dinero en efectivo, automóviles, carbón y árboles", dijo la embajadora británica ante la ONU, Barbara Woodward. Eso significa recaudar $ 100 mil millones para ayudar a los países vulnerables a lidiar con el cambio climático y obtener planes ambiciosos de los países para reducir las emisiones, dijo.

Louis Charbonneau, director de la ONU para Human Rights Watch, dijo que los líderes mundiales también deben abordar las crisis de derechos humanos.

"Deben tener claro que no puede haber negocios como de costumbre con los violadores de derechos graves y apoyar la acción de la ONU que impondrá costos reales", dijo. “Los líderes abusivos de todo el mundo deben saber que el mundo está mirando y que algún día pueden ser obligados a rendir cuentas por violaciones graves”.

___

Edith M. Lederer, corresponsal en jefe de la ONU para The Associated Press, ha estado informando a nivel internacional durante casi 50 años. Síguela en Twitter en http://twitter.com/EdithLedererAP

Maria Belen
Maria es Editora y transalda los articulos populares sobre su credito y finanzas