La policía dice que está lista para el mitin de apoyo a los alborotadores del 6 de enero

WASHINGTON – En una ciudad que aún estaba al borde de la insurrección del 6 de enero, las fuerzas del orden se abalanzaron sobre el Capitolio el sábado por la preocupación de que una manifestación en apoyo de los alborotadores encarcelados se volviera violenta. No fue así.

La multitud fue escasa y los incidentes fueron pocos. Los únicos paralelismos claros con los disturbios de hace más de ocho meses por parte de los partidarios de Donald Trump fueron las falsas afirmaciones presentadas por los organizadores del mitin sobre la violencia ese día de enero cuando el Congreso se reunió para certificar la elección de Joe Biden.

La baja participación también puso en duda si tales manifestaciones tendrán algún poder de permanencia, ya que los organizadores intentan aprovechar la furia del 6 de enero sin la presencia del ex presidente.

Las fuerzas del orden se habían preparado para una confrontación erigiendo cercas temporales alrededor del Capitolio y desplegando camiones volquete pesados para rodear el lugar del mitin. Los departamentos de policía locales y la Guardia Nacional de Estados Unidos estaban en alerta.

La seguridad pudo haber sido innecesaria al final, pero la volatilidad en torno a la mentira de que las elecciones de 2020 fueron robadas y la presencia de extremistas y grupos nacionalistas blancos el 6 de enero han hecho imposible predecir cómo se desarrollarán tales eventos.

La policía del Capitolio de EE. UU. Dijo que recibió información de inteligencia antes del fin de semana que fue similar a la que se perdió en enero, cuando las fuerzas del orden solo esperaban una protesta por la libertad de expresión y los partidarios de Trump irrumpieron violentamente en el Capitolio.

Los legisladores republicanos, incluidos los que votaron ese día para desafiar la elección de Biden, evitaron la manifestación del sábado. El organizador de la manifestación Matt Braynard criticó a los funcionarios electos por no respaldar a los que ahora están en la cárcel y presentó a los candidatos que se postulan para cargos electos.

Los contramanifestantes se quedaron al margen y se burlaron. Algunos portaban carteles anti-Trump y un hombre que se había enfrentado a algunos de los manifestantes pro-Trump fue retirado rápidamente por la policía, que usó bicicletas para protegerlo de la multitud mientras lo escoltaban por la calle.

Una persona fue arrestada entre la multitud por llevar un cuchillo y un segundo hombre fue arrestado después de que alguien informó a los oficiales que lo vieron portando lo que parecía ser una pistola, dijo la policía. Otras dos personas que, según la policía, eran buscadas en Texas, por un cargo de armas de fuego y violación de libertad condicional, también fueron arrestadas después de ser detenidas cerca del Capitolio el sábado por la mañana.

Braynard, un ex miembro del personal de la campaña de Trump, abrió con un tono tranquilo y deliberado. Dijo que el evento fue para los acusados detenidos tras las rejas.

El 6 de enero, decenas de agentes de la ley quedaron ensangrentados y golpeados mientras la multitud de alborotadores a favor de Trump, algunos armados con pipas, murciélagos y spray para osos, cargaron contra el Capitolio, invadiendo rápidamente a la abrumada fuerza policial. Un oficial fue golpeado y electrocutado con una pistola paralizante repetidamente hasta que tuvo un ataque al corazón; otro echaba espuma por la boca y gritaba pidiendo ayuda mientras los alborotadores lo aplastaban entre dos puertas y lo golpeaban en la cabeza con su propia arma.

Associated Press revisó cientos de registros de tribunales y cárceles de los acusados de disturbios en el Capitolio para descubrir cuántos estaban detenidos y se encontró que aproximadamente 63 estaban bajo custodia federal en espera de juicio o audiencias de sentencia.

Al menos 30 están encarcelados en Washington. El resto está encerrado en instalaciones de todo el país. Han dicho que están siendo tratados injustamente y un acusado dijo que lo golpearon.

La Corte de Apelaciones de los Estados Unidos para el Circuito del Distrito de Columbia ha establecido estándares para que los jueces los apliquen al decidir si encarcelar a un acusado de disturbios en el Capitolio. Un panel de tres jueces de la corte de apelaciones dictaminó en marzo que los alborotadores acusados de agredir a oficiales, romper ventanas, puertas y barricadas, o desempeñar roles de liderazgo en el ataque estaban en "una categoría diferente de peligrosidad" que aquellos que simplemente vitorearon a la violencia o entraron en el edificio después de haber sido violado.

Entre los oradores de la manifestación se encontraba la novia de Jonathan Mellis, a quien se vio en cámara el 6 de enero usando un palo para atacar a los oficiales que estaban afuera del Capitolio tratando de contener a la mafia, dijeron las autoridades.

Se escuchó a Mellis decir “quítenles las máscaras”, y el video lo muestra repetidamente golpeando y apuñalando a los oficiales con el bastón, según documentos judiciales. Las autoridades dijeron en documentos judiciales que parecía estar tratando de golpear los cuellos de los oficiales entre sus cascos y chalecos antibalas, donde no tenían protección.

Otros acusados ordenados encerrados mientras esperan el juicio incluyen a un hombre acusado de arrastrar a un oficial de policía por los escalones para ser golpeado por una bandera estadounidense y otro hombre acusado de conducir a un grupo de alborotadores por los escalones del Capitolio para enfrentar a los oficiales.

Pero los jueces han puesto en libertad a la gran mayoría de los acusados, incluidos más de una docena de miembros y asociados de Oath Keepers, un grupo de extrema derecha, que están acusados en quizás el caso más grave traído hasta ahora en el ataque. Solo tres personas acusadas en el caso de conspiración de Oath Keepers permanecen encerradas después de que los jueces dijeron que parecían desempeñar un papel de liderazgo en la supuesta conspiración.

Las autoridades han dicho que los Oath Keepers se prepararon en las semanas previas al 6 de enero como si se dirigieran a la guerra, llegaron a Washington listos para la violencia y vestidos ese día con equipo de batalla, con cascos y chalecos tácticos.

___

Richer informó desde Boston. Los periodistas de Associated Press Michael Kunzelman, Mary Clare Jalonick, Jacques Billeaud, Lisa Mascaro, Amanda Seitz, Ashraf Khalil y Robert Burns contribuyeron a este informe.

Maria Belen
Maria es Editora y transalda los articulos populares sobre su credito y finanzas