Las autoridades rumanas están investigando después de que uno de los osos pardos más grandes de Europa fue presuntamente asesinado a tiros por un príncipe de Liechtenstein.