Nuevo jefe seleccionado para la policía del Capitolio después de 1/6 insurrección

WASHINGTON – Un oficial de policía que ha dirigido grandes departamentos en Maryland y Virginia ha sido seleccionado como jefe de la Policía del Capitolio de los EE. UU. Después de la insurrección del 6 de enero, en la que manifestantes pro-Trump irrumpieron en el edificio con furia violenta, interrumpiendo el certificación de la victoria presidencial de Joe Biden.

J. Thomas Manger, quien recientemente se desempeñó durante 15 años como jefe en el condado de Montgomery, Maryland, fue nombrado para el cargo luego de una extensa búsqueda, según cuatro personas informadas sobre el asunto. Las personas no estaban autorizadas a discutir públicamente el proceso de selección y hablaron con The Associated Press bajo condición de anonimato. Antes de eso, Manger dirigió el departamento de policía de Fairfax, Virginia. Esos trabajos, así como una posición de liderazgo en la Asociación de Jefes de Ciudades Importantes, lo han convertido en un rostro familiar en los círculos policiales de Washington y en el Capitolio.

La decisión se produce cuando la policía del Capitolio y otras agencias de aplicación de la ley luchan por determinar la mejor manera de asegurar el Capitolio y en qué dirección tomar la fuerza de 2,300 personas que protege el edificio y los legisladores dentro de él y funciona como una combinación de seguridad nacional. agencia y departamento de policía local.

El departamento ha pedido más fondos para más oficiales y mejor equipo antidisturbios. Mientras tanto, la enorme valla que rodeaba el terreno fue derribada en las últimas semanas.

La Junta de Policía del Capitolio, que incluye al sargento de armas de la Cámara y el Senado y al Arquitecto del Capitolio, está a cargo de la supervisión de la fuerza policial y dirigió la búsqueda.

El jefe interino Yogananda Pittman fue elevado al cargo después de que el principal funcionario de la agencia, Steven Sund, fuera obligado a dimitir un día después de los disturbios.

No se esperaba que Pittman, un veterano oficial de policía del Capitolio, consiguiera el trabajo de forma permanente. Y su nombramiento hizo poco para calmar el tumulto dentro del departamento o para calmar las preocupaciones sobre fallas en la preparación y el intercambio de inteligencia antes de la insurrección.

Ella enfrentó fuertes críticas de sus propios oficiales después de que dijeron que mostró poco o ningún liderazgo el día de la insurrección. El sindicato votó abrumadoramente para no mostrar confianza en ella.

Mientras los invasores empuñaban tuberías de metal, tablones de madera, pistolas paralizantes y spray para osos, los oficiales de base, ampliamente superados en número dentro del edificio, se vieron obligados a valerse por sí mismos sin una comunicación adecuada o una fuerte guía de los supervisores. Los oficiales no estaban seguros de cuándo podían usar fuerza letal, no habían cerrado adecuadamente el edificio y se les podía escuchar haciendo frenéticas llamadas de radio para pedir refuerzos cuando los alborotadores los empujaban al suelo y los golpeaban, y algunos quedaban ensangrentados.

Un nuevo comité de la Cámara está investigando la insurrección y los errores cometidos por la Policía del Capitolio y otras fuerzas del orden que permitieron que cientos de partidarios de Trump ingresaran. El panel anunció el lunes que cuatro agentes de policía, incluidos dos policías del Capitolio, testificarán sobre sus experiencias que día en la primera audiencia del comité el 27 de julio.

Siete personas murieron durante y después de los disturbios, incluida una mujer que fue asesinada a tiros por la policía cuando intentaba irrumpir en la cámara de la Cámara y otros tres partidarios de Trump que sufrieron emergencias médicas. Dos policías murieron por suicidio en los días siguientes, y un tercer oficial, el oficial de policía del Capitolio Brian Sicknick, se derrumbó y luego murió después de interactuar con los manifestantes. Un médico forense determinó que murió por causas naturales.

Pittman había estado a cargo de la inteligencia antes del motín, que tomó a la policía con la guardia baja. Ella admitió ante el Congreso que múltiples niveles de fallas permitieron que los alborotadores pro-Trump asaltaran el edificio, pero negó que las fuerzas del orden no hubieran tomado en serio la amenaza, y señaló cómo la Policía del Capitolio, varios días antes del motín, había distribuido un documento interno advirtiendo que los extremistas estaban preparados. por la violencia.

Pittman se convirtió en la primera jefa de policía negra y mujer en los casi 200 años de historia del departamento después de convertirse en una de las dos primeras mujeres negras que ascendieron a capitana. El departamento ha enfrentado durante mucho tiempo acusaciones de racismo, especialmente en una demanda colectiva de 2001 presentada en nombre de más de 300 oficiales actuales y anteriores que alegaron que perdieron promociones y asignaciones a oficiales menos calificados y fueron acosados con epítetos raciales.

Maria Belen
Maria es Editora y transalda los articulos populares sobre su credito y finanzas