Una mujer de Indiana se ha convertido en la primera de casi 500 acusados en ser sentenciados por la insurrección del 6 de enero en el Capitolio de los Estados Unidos, y evitó pasar tiempo tras las rejas.

Los agentes del alguacil del condado de Broward están recibiendo instrucciones de no hacer cumplir la llamada ley contra los disturbios firmada por el gobernador de Florida, Ron DeSantis, la semana pasada, a menos que sea absolutamente necesario.