Estados Unidos lanza expulsión masiva de migrantes haitianos de Texas

DEL RIO, Texas – Más de 6.000 haitianos y otros migrantes han sido sacados de un campamento en una ciudad fronteriza de Texas , dijeron el lunes funcionarios estadounidenses mientras defendían una fuerte respuesta que incluía deportar inmediatamente a los migrantes a su empobrecido país caribeño y utilizar patrullas a caballo para detener les de entrar al pueblo.

El secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, dijo que se trataba de una "situación desafiante y desgarradora", y emitió una severa advertencia: "Si viene a los Estados Unidos ilegalmente, será devuelto. Su viaje no tendrá éxito y pondrá en peligro su vida". y la vida de tu familia ".

Mayorkas y el jefe de la Patrulla Fronteriza, Raúl Ortiz, dijeron que buscarían agentes a caballo usando lo que parecían ser látigos y sus caballos para hacer retroceder a los migrantes en el río entre Ciudad Acuña, México y Del Río, Texas, donde miles de migrantes permanecen acampados. un puente.

Ambos funcionarios dijeron que no vieron nada aparentemente incorrecto según las fotos y el video ampliamente vistos. Mayorkas dijo que los agentes usan riendas largas, no látigos, para controlar a sus caballos. Ortiz, exjefe del sector de Del Rio, dijo que puede resultar confuso distinguir entre migrantes y traficantes cuando la gente se mueve de un lado a otro cerca del río. El jefe dijo que investigaría para asegurarse de que no hubiera acciones "inaceptables" por parte de los agentes.

Mayorkas dijo que 600 empleados de Seguridad Nacional, incluidos los de la Guardia Costera, han sido llevados a Del Río, una ciudad de aproximadamente 35,000 habitantes aproximadamente a 145 millas (230 kilómetros) al oeste de San Antonio. Dijo que ha pedido ayuda al Departamento de Defensa en lo que podría ser una de las expulsiones a gran escala más rápidas de migrantes y refugiados de Estados Unidos en décadas.

También dijo que Estados Unidos aumentaría el ritmo y la capacidad de los vuelos a Haití y otros países del hemisferio. El número de migrantes en el puente alcanzó un máximo de 14.872 el sábado, dijo Brandon Judd, presidente del Consejo Nacional de Patrulla Fronteriza, un sindicato que representa a los agentes.

“Estamos logrando nuestras metas; estamos llegando y llegando a un punto en el que podemos manejar a la población aquí ", dijo Ortiz, quien culpó del aumento a los contrabandistas que difunden información errónea." Ya estamos viendo una (población) rápidamente disminuida y seguiremos viendo que eso termina los próximos días ".

México también dijo que deportará a los migrantes haitianos y comenzó a transportarlos en autobús desde Ciudad Acuña el domingo por la noche, según Luis Ángel Urraza, presidente de la cámara de comercio local. Dijo que vio salir los dos primeros autobuses frente a su restaurante con unas 90 personas a bordo.

“Ya no hay lugar para ellos en la ciudad; ya no podemos ayudarlos ”, dijo.

La agencia de inmigración de México no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios. Pero un funcionario federal dijo a The Associated Press el domingo que el plan era llevar a los migrantes a Monterrey, en el norte de México, y Tapachula, en el sur, con vuelos a Haití desde esas ciudades que comenzarían en los próximos días.

Las rápidas expulsiones fueron posibles gracias a una autoridad relacionada con la pandemia adoptada por el ex presidente Donald Trump en marzo de 2020 que permite que los migrantes sean expulsados inmediatamente del país sin la oportunidad de solicitar asilo. El presidente Joe Biden eximió de la orden a los niños no acompañados, pero dejó al resto en pie.

Todos los haitianos que no hayan sido expulsados están sujetos a las leyes de inmigración, que incluyen el derecho a solicitar asilo y otras formas de protección humanitaria. Las familias son liberadas rápidamente en los EE. UU. Porque el gobierno generalmente no puede retener a los niños.

Más de 320 migrantes llegaron a Puerto Príncipe en tres vuelos el domingo, y Haití dijo que se esperaban seis vuelos el martes. Estados Unidos planea comenzar siete vuelos de expulsión diarios el miércoles, cuatro a Puerto Príncipe y tres a Cabo Haitiano, según un funcionario estadounidense que no estaba autorizado a discutir el asunto públicamente. Los vuelos continuarán saliendo de San Antonio, pero las autoridades pueden agregar El Paso, dijo el funcionario.

El único paralelo obvio para una expulsión de este tipo sin la oportunidad de solicitar asilo fue en 1992 cuando la Guardia Costera interceptó a refugiados haitianos en el mar, dijo Yael Schacher, principal defensor de Estados Unidos en Refugees International, cuyos estudios de doctorado se centraron en la historia de la ley de asilo de Estados Unidos.

De manera similar, un gran número de mexicanos han sido enviados a casa durante los años pico de inmigración, pero por tierra y no tan repentinamente.

Los centroamericanos también han cruzado la frontera en cantidades comparables sin estar sujetos a expulsiones masivas, aunque México ha acordado aceptarlos de los EE. UU. Bajo la autoridad relacionada con la pandemia vigente desde marzo de 2020. México no acepta haitianos expulsados o personas de otras nacionalidades fuera de México, Guatemala, Honduras y El Salvador.

En México, las autoridades locales de los municipios fronterizos han pedido ayuda a las autoridades estatales y federales. Claudio Bres, alcalde de Piedras Negras, a unos 100 kilómetros al sureste de Ciudad Acuña, dijo a los medios locales que el acuerdo oficial es devolver todos los buses con migrantes para evitar que lleguen a la frontera. Dijo que el fin de semana pasado pasaron por su pueblo alrededor de 70 autobuses.

Los haitianos han estado migrando a los Estados Unidos en gran número desde América del Sur durante varios años, muchos de los cuales han abandonado su nación caribeña después del devastador terremoto de 2010. Después de que se agotaron los trabajos de los Juegos Olímpicos de Verano de 2016 en Río de Janeiro, muchos hicieron la peligrosa caminata a pie, en autobús y en automóvil hasta la frontera de los Estados Unidos, incluso a través del infame Darien Gap, una jungla panameña.

Algunos de los migrantes en el campamento de Del Rio dijeron que el reciente terremoto devastador en Haití y el asesinato del presidente Jovenel Moïse les hace temer regresar a un país que parece más inestable que cuando se fueron.

“En Haití no hay seguridad”, dijo Fabricio Jean, un haitiano de 38 años que llegó a Texas con su esposa y sus dos hijas. "El país está en una crisis política".

Se programaron seis vuelos en Haití el martes, tres en Puerto Príncipe y tres en la ciudad norteña de Cap-Haitien, dijo Jean Négot Bonheur Delva, director de migración de Haití.

Algunos migrantes dijeron que planeaban salir de Haití nuevamente lo antes posible. Valeria Ternission, de 29 años, dijo que ella y su esposo quieren viajar con su hijo de 4 años de regreso a Chile, donde trabajaba como cajera en una panadería.

“Estoy realmente preocupada, especialmente por el niño”, dijo. "No puedo hacer nada aquí".

___

Lozano informó desde Ciudad Acuña, México, Sanon desde Puerto Príncipe, Haití y Spagat desde San Diego. Los escritores de Associated Press Danica Coto en San Juan, Puerto Rico, y María Verza en la Ciudad de México también contribuyeron a este informe.

___

Siga la cobertura de AP sobre migración en https://apnews.com/hub/migration

Maria Belen
Maria es Editora y transalda los articulos populares sobre su credito y finanzas