Biden equilibra la lucha contra el aumento del crimen, reformando la policía

WASHINGTON – Ante los crecientes temores de la violencia del verano, el presidente Joe Biden se está embarcando en un acto político altísimo, tratando de equilibrar su fuerte respaldo a la aplicación de la ley con el movimiento de reforma policial defendido por muchos de sus partidarios.

Su enfoque el lunes estaba en el crimen.

Biden se reunió en la Casa Blanca con líderes urbanos, incluido Eric Adams, el gran favorito para ser el próximo alcalde de la ciudad de Nueva York, sobre el aumento de los tiroteos, mientras los demócratas observan con cautela un aumento en todo el país. Aunque limitado a lo que se puede hacer a nivel federal, Biden prometió apoyar los esfuerzos en el terreno para combatir el crimen.

“Sabemos que cuando utilizamos miembros de la comunidad de confianza y alentamos más vigilancia comunitaria, podemos intervenir antes de que estalle la violencia”, dijo el presidente.

La reunión fue la segunda en solo tres semanas, lo que subraya la preocupación política que se ha convertido en el crimen para los demócratas que buscan proteger sus estrechos márgenes en el Congreso. Los alcaldes y legisladores de las grandes ciudades han dado la voz de alarma sobre el aumento de la delincuencia, que se cree que se debe en parte a las fuerzas desestabilizadoras de la pandemia, y las encuestas sugieren que es un motivo de creciente preocupación para muchos estadounidenses.

Los asesores de la Casa Blanca creen que Biden, con su largo historial legislativo sobre el crimen como exsenador, no es fácil de pintar tan blando en el tema. Y el presidente ha dejado claro que se opone al movimiento de "desfinanciamiento de la policía", que se ha utilizado eficazmente contra algunos demócratas para pintarlos como anti-policiales.

El presidente promovió el dinero para la vigilancia en su proyecto de ley de alivio de COVID-19 y, reflexionando sobre sus casi cuatro décadas en el Senado, declaró que “la mayor parte de mi carrera ha estado en este tema”.

Al mismo tiempo, Biden también ha tratado de impulsar los esfuerzos de los progresistas para reformar la policía y ha respaldado un proyecto de ley que, después de la promesa inicial, se ha estancado en el Senado.

Biden prestó su apoyo a las protestas que asolaron la nación el año pasado después de la muerte de George Floyd, un hombre negro, bajo las rodillas de un policía blanco. Ese incidente provocó un ajuste de cuentas nacional sobre la raza, incluidas protestas a veces violentas que fueron aprovechadas por el entonces presidente Donald Trump para provocar la ira entre sus partidarios conservadores.

El crimen se ha convertido en un importante tema de conversación republicano y ha sido un tema frecuente de conversación en los medios conservadores.

Ahí es donde entra en juego el acto de equilibrio de Biden.

Recibió un apoyo electoral abrumador de los votantes negros y eligió a la primera mujer negra, Kamala Harris, para ser vicepresidenta. El presidente y los ayudantes de la Casa Blanca están frecuentemente en contacto con líderes de derechos civiles para consultar sobre la reforma policial y el acceso al voto.

Si bien la lucha contra la delincuencia y la reforma de la policía no tienen por qué estar reñidas de forma inherente, los dos esfuerzos se han facturado cada vez más de esa manera. Y la presencia en la reunión de la Casa Blanca de Adams, que no se enfrenta a los votantes de las elecciones generales hasta noviembre, fue un símbolo del esfuerzo de la administración por encontrar un término medio.

Un aumento en los tiroteos cuando la ciudad de Nueva York comenzó a emerger de la pandemia ayudó a impulsar una acusación tardía para Adams, un ex capitán de policía negro que rechaza el discurso de desfinanciar a la policía. Adams también dice que traerá de vuelta una unidad polémica contra el crimen vestida de civil que se enfocaba en sacar las armas de las calles, una unidad que se disolvió en medio de acusaciones de uso excesivo de la fuerza.

Adams venció a los candidatos más liberales, pero su vida de hablar en contra de la mala conducta de la policía y su estilo franco y de clase trabajadora hacen que sea difícil encasillarlo. Habló con frecuencia en la campaña electoral de ser golpeado por agentes de policía cuando era adolescente y unirse a la fuerza para reformarlo desde adentro. Y Adams, quien parece enfrentarse solo a una oposición republicana simbólica este otoño, fue uno de los fundadores de un grupo llamado 100 Blacks in Law Enforcement Who Care que luchó contra la discriminación racial y abogó por la contratación de más oficiales de color.

"Mi solicitud del presidente fue la número uno, para asegurarnos de que usamos el dinero que se ha asignado para hacer frente a las causas subyacentes", dijo Adams después de la reunión del lunes. "Pero debe tener un plan de prevención e intervención".

Adams, el actual presidente del condado de Brooklyn, dijo: "Otras comunidades se están despertando con un reloj de alarma", mientras que las comunidades minoritarias "se están despertando con los disparos, y este presidente dijo 'Esto no es bueno'".

Biden anunció recientemente nuevos esfuerzos para detener la ola de violencia, pero el gobierno federal tiene limitaciones en lo que puede hacer para ayudar a las localidades a reducir el pico. Su plan se centra en proporcionar financiación a las ciudades que necesitan más policía, ofrecer apoyo a la comunidad y tomar medidas enérgicas contra la violencia armada y las armas de fuego ilegales.

Pero gran parte del esfuerzo de Biden es voluntario: se centra en alentar a las ciudades a invertir algunos de sus fondos de ayuda COVID-19 en la vigilancia y promover medidas alternativas de reducción del crimen, como un mayor apoyo comunitario y trabajos de verano para adolescentes, que a menudo son objetivos y perpetradores de violencia. .

Después de haber emitido una serie de acciones ejecutivas pero incapaz de hacer mucho más por su cuenta, Biden pidió nuevamente el lunes que el Congreso apruebe una legislación sobre armas. Pero no hay señales de movimiento en Capitol Hill.

Las estadísticas federales muestran aumentos significativos en los asesinatos en todo el país, aunque los picos de delincuencia son comunes en los meses de verano. El gobierno federal ha estado tratando de intensificar sus esfuerzos, lanzando fuerzas de ataque en Chicago, Nueva York, Los Ángeles, San Francisco y Washington, DC, para ayudar a abordar el tráfico ilegal de armas.

Y mientras el crimen está aumentando, el crimen violento en general sigue siendo más bajo que hace una década o incluso hace cinco años. Y la mayoría de los delitos violentos se desplomaron durante los primeros seis meses de la pandemia, ya que la gente permaneció en casa y lejos de los demás.

De hecho, el aumento de la delincuencia desafía una explicación fácil. Los expertos señalan una serie de posibles causas: la pandemia que ha matado a más de 600.000 personas en los EE. UU., Preocupaciones por la economía, grandes concentraciones después de meses de órdenes de quedarse en casa, estrés intenso e incluso el clima.

Los líderes policiales de todo el país han dicho que están luchando contra el aumento de tiroteos y homicidios. Están lidiando con jubilaciones y menos personal y una dificultad para contratar oficiales para ayudar a hacer retroceder.

En las ciudades, "existen disparidades en todas partes; estamos hablando de educación, atención médica, sistema de justicia penal", dijo recientemente el jefe de Portland Oregon, Chuck Lovell, en un foro sobre el crimen.

“Estamos enfocados únicamente en la aplicación de la ley en este momento. Mi esperanza es que a lo largo de este tiempo podamos hacer algunas cosas que realmente beneficien a la gente en general, pero realmente necesitamos pensar globalmente ”.

Maria Belen
Maria es Editora y transalda los articulos populares sobre su credito y finanzas