Montana busca unirse a la mayoría de los otros estados para exigir que las pequeñas empresas ofrezcan a los empleados despedidos continuidad temporal de sus planes de atención médica. Pero el proyecto de ley, si se aprueba, probablemente no entrará en vigencia a tiempo para ayudar a las personas directamente afectadas por la pandemia.