Las conversaciones se 'intensifican' para que Estados Unidos vuelva al acuerdo nuclear con Irán

VIENA – Las potencias mundiales sostuvieron una cuarta ronda de conversaciones de alto nivel el viernes en Austria con el objetivo de que Estados Unidos regrese al acuerdo nuclear con Irán, y ambas partes expresaron su voluntad de resolver los principales obstáculos.

Las conversaciones comenzaron a principios de abril y el delegado ruso Mikhail Ulyanov tuiteó después de la reunión del viernes que «los participantes coincidieron en la necesidad de intensificar el proceso».

“Las delegaciones parecen estar dispuestas a permanecer en Viena el tiempo que sea necesario para lograr el objetivo”, escribió.

Estados Unidos se retiró del histórico acuerdo de 2015 en 2018 después de que el entonces presidente Donald Trump dijera que el pacto debía ser renegociado. El acuerdo había prometido incentivos económicos a Irán a cambio de frenar su programa nuclear, y la administración Trump volvió a imponer fuertes sanciones a la república islámica en un intento fallido de llevar a Teherán a nuevas conversaciones.

Irán reaccionó aumentando constantemente sus violaciones del acuerdo, que tiene como objetivo evitar que el país obtenga armas nucleares. Irán comenzó a enriquecer uranio a una mayor pureza, almacenando más de lo permitido y comenzando a usar centrifugadoras más avanzadas en un intento de presionar a las potencias mundiales que permanecen en el acuerdo (Alemania, Francia, Gran Bretaña, Rusia y China) para obtener un alivio económico.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, dice que quiere volver a unirse al acuerdo, conocido como Plan de Acción Integral Conjunto, o JCPOA, pero que Irán debe volver al cumplimiento.

Irán, que insiste en que no quiere producir una bomba nuclear, ha dicho que está preparado para revertir todas sus violaciones, pero que Washington debe eliminar todas las sanciones impuestas por Trump.

Por otro lado, está la cuestión de cómo sería el regreso de Irán al cumplimiento. Los delegados a las conversaciones de Viena admiten, por ejemplo, que los científicos nucleares iraníes no pueden desaprender el conocimiento que adquirieron en los últimos tres años, pero no está claro si las nuevas centrifugadoras de Irán tendrían que ser destruidas, suspendidas y encerradas, o simplemente desconectadas. .