El nombre de Tarana Burke se convirtió en sinónimo del movimiento #MeToo hace cuatro años, cuando las acusaciones contra Harvey Weinstein lanzaron el ajuste de cuentas social contra la conducta sexual inapropiada.