'Pensé que iba a morir'. Manifestantes de Myanmar describen la tortura que sufrieron bajo custodia

«Pensé que iba a morir», dijo el adolescente, que no quiso ser identificado por razones de seguridad, sobre su estadía de tres días en un campo de detención militar, mientras mostraba una foto de sus heridas. Es una de las más de 4.400 personas detenidas por las fuerzas de seguridad de Myanmar desde que los militares tomaron el poder en un golpe de estado el 1 de febrero, según el grupo de defensa Asociación de Asistencia para Prisioneros Políticos. La redada, parte de una represión sistemática y sangrienta contra cualquier oposición percibida a la toma de poder, ha atrapado a políticos, manifestantes , periodistas, trabajadores en huelga, celebridades e incluso niños y transeúntes. Muchas personas han sido capturadas en terroríficas redadas nocturnas o secuestradas de las calles y recluidas en instalaciones secretas sin contacto con sus familias. Se sabe poco sobre las condiciones en las que se mantienen.

El joven de 19 años dijo que fue golpeado repetidamente mientras estaba bajo detención militar.
El joven de 19 años dijo que fue golpeado repetidamente mientras estaba bajo detención militar.

Pero los relatos de los que han sido liberados, así como de los desertores del ejército y sus familiares, detallan brutales actos de violencia y tortura. El adolescente viajaba de regreso a Yangon desde Bago en su ciclomotor cuando dijo que lo detuvieron en un puesto de control militar el 9 de abril. Fue un viaje largo y ya se estaba haciendo tarde. Ese día había sido testigo de una de las represiones más letales contra los manifestantes , con más de 80 muertos a manos de las fuerzas de seguridad en la ciudad, según la AAPP. Buscando en su bolso y teléfono, los soldados encontraron imágenes de él con un escudo en las protestas. El joven de 19 años dijo que lo llevaron a un recinto militar, donde le ataron las manos y los guardias lo golpearon repetidamente, que utilizaron cables, culatas de armas y botellas de vidrio.

Su espalda muestra las cicatrices de haber sido azotado con cables, luego de que fue liberado de la detención militar.
Su espalda muestra las cicatrices de haber sido azotado con cables, luego de que fue liberado de la detención militar.

«El comandante me ató las manos por la espalda y usó unas tijeras pequeñas para cortarme las orejas, la punta de la nariz, el cuello y la garganta. (Él) me golpeó la cabeza con una botella de vidrio, me golpeó, me apuntó con pistolas. pero las balas no salieron. Él usó el arma para amenazarme tan pronto como llegué a su estación. Luego dejó que sus compañeros soldados me golpearan esa noche «, dijo. Los soldados lo acusaron de dar dinero al Movimiento de Desobediencia Civil, en el que médicos, trabajadores y funcionarios públicos se han declarado en huelga para paralizar la economía y derrocar a la junta, encabezada por el general Min Aung Hlaing. «Me golpearon con un cable, usaron un cable grande y lo trenzaron con dos cables para agrandarlo.

Nos obligaron a estar de rodillas, con la espalda recta, y nos golpearon y patearon. Cayeron al suelo, nos golpearon con el cable de alambre. Me dolió mucho. Incluso les dije que me mataran en lugar de torturarme, fue así de doloroso «, dijo la adolescente. Tres semanas después de su terrible experiencia, permanece escondido. Sus heridas se están curando, dijo, pero todavía tiene dificultades para caminar y no puede abrocharse los botones correctamente. Durante las palizas, una cosa lo mantuvo en pie. «Pensé que estaba a punto de morir pero tengo que mantenerme fuerte, no pude comer lo que me dieron pero me obligué a comer para seguir con vida, tenemos que ser liberados y cuando nos liberen podemos participar (en las protestas) otra vez «, dijo el joven de 19 años. Sus cicatrices, tanto físicas como mentales, son un recordatorio constante de la crueldad grotesca de los militares y la falta de respeto por los civiles que dicen gobernar.

El joven de 19 años dijo que fue detenido después de que los soldados encontraron imágenes en su teléfono de él en las protestas.
El joven de 19 años dijo que fue detenido después de que los soldados encontraron imágenes en su teléfono de él en las protestas.

Más de 750 personas, entre ellas un gran número de niños y jóvenes, han muerto a manos de las fuerzas de seguridad desde que la junta militar tomó el poder, ha documentado la AAPP. Un número creciente de los muertos son manifestantes heridos que fueron detenidos por el ejército y se les negó atención médica. Otros, incluidos los miembros derrocados de la Liga Nacional para la Democracia elegida democráticamente, han muerto bajo custodia y sus cuerpos llevan las marcas de la tortura. «Las personas arrestadas por las fuerzas de seguridad tienen más probabilidades de ser sometidas a tortura o malos tratos bajo custodia», dijo Zaw Win, especialista en derechos humanos del grupo de derechos Fortify Rights.

«Nuestro equipo ha documentado casos de arrestos arbitrarios, desapariciones forzadas y golpizas desde el 1 de febrero. Las tácticas militares de arresto y malos tratos están creando un ambiente de terror y ansiedad entre el público. Sin embargo, los manifestantes siguen saliendo a las calles para llamar por el fin del régimen militar «. La tortura fue generalizada y bien documentada durante el régimen militar anterior, que comenzó a transferir el poder a un gobierno cuasi civil en 2011. A pesar de que el gobierno civil de Aung San Suu Kyi y la Liga Nacional para la Democracia están en el poder desde 2014, la Convención de las Naciones Unidas Contra la tortura nunca se firmó.

La AAPP dijo que la tortura en Myanmar sigue siendo un lugar común durante los interrogatorios y el encarcelamiento para obtener confesiones o degradar y humillar aún más a los detenidos. CNN se ha comunicado con el ejército de Myanmar para obtener comentarios. En los medios estatales, la junta ha dicho que está actuando con moderación al manejar lo que ha descrito como manifestaciones de «manifestantes desenfrenados» a quienes acusa de atacar a la policía y dañar la seguridad y la estabilidad nacionales.

Apenas reconocible

A pesar de las afirmaciones de moderación, la junta militar no ha mostrado vergüenza en sus actos de crueldad; en todo caso, se ha esforzado por publicitar esos actos como una advertencia para cualquiera que se atreva a hablar. Cada noche a las 8 pm hora local, presentadores de noticias cuidadosamente peinados anuncian una lista de personas buscadas para arrestar en la televisión controlada por la junta. Las transmisiones incluyeron actores, músicos, periodistas y médicos que se declararon en huelga para protestar por el golpe; sus fotografías y perfiles de redes sociales se difundieron por todo el país. El 18 de abril, el ejército transmitió las imágenes de seis personas que había arrestado y acusado de estar en posesión de bombas caseras luego de una serie de explosiones mortales en el suburbio de Yankin en Yangon el 17 de abril.

Los rostros de los cuatro hombres y dos mujeres mostraban signos severos de abuso. Una de las mujeres, la profesora de baile Khin Nyein Thu, de 31 años, era apenas reconocible, dijo su madre. Tenía la cara hinchada y ensangrentada. Su madre, que no quiso ser identificada por razones de seguridad, dijo que Khin Nyein Thu fue detenida en una redada nocturna y que está preocupada por su bienestar en un centro de interrogatorios, donde se cree que ahora está detenida.

Una foto sin fecha de la profesora de baile Khin Nyein Thu.
Una foto sin fecha de la profesora de baile Khin Nyein Thu.

Su madre logró vislumbrar a su hija cuando la llevaron por primera vez a la comisaría. «Claramente estaba adolorida, caminaba inestable y cuando la llamé se dio la vuelta para mirarme. Fue en este punto que me di cuenta de que su cara estaba muy hinchada», dijo. «Alguien que fue liberado me dijo que la habían golpeado en la cara, tengo entendido que tiene cortes en la cara y los labios, los ojos magullados y ha perdido un diente».

Describió a Khin Nyein Thu, su única hija, como una persona creativa y artística a la que le encantaba bailar, pintar, practicar kickboxing y compartir lo que sabe con los demás. Aunque fue detenida el 17 de abril, Khin Nyein Thu no ha sido acusada ni llevada a prisión, dijo su madre. En cambio, cree que la han trasladado a otro campo de interrogatorios. «No pude dormir en toda la noche y tuve una sensación de miedo ahogada. Lo peor fue pensar que no podía seguirla», dijo la madre sobre la noche en que se llevaron a su hija. Desesperada por tener noticias de su hija, agregó: «Quiero verla. Quiero que reciba tratamiento médico lo antes posible».

‘Matarán a quien quieran’

Incluso entre los rangos inferiores del ejército, hay soldados disgustados por la violencia que se les ordena ejercer contra sus compatriotas. Desde la seguridad de la vecina India, un ex cadete del ejército de 23 años dijo que desertó del ejército, atormentado por sus experiencias en redadas nocturnas. CNN acordó no nombrarlo por su seguridad.

Describió una cultura de intimidación y lavado de cerebro dentro del ejército, conocida como Tatmadaw, donde desde el primer día se les dice a los nuevos reclutas que el país solo puede estar en paz si el ejército está a cargo. Recién graduado del entrenamiento militar en marzo, el joven de 23 años fue destinado al municipio de Mingaladon en Yangon, donde se le ordenó unirse a las redadas nocturnas y arrestar a presuntos manifestantes u opositores al golpe.

Dijo que todas las noches se desplegarían con dos rondas de municiones, rifles de asalto, mapas detallados de vecindarios y nombres de líderes de protesta de sus informantes. «Nos ordenan disparar cuando la persona que queremos arrestar se escapa de la casa», dijo el ex cadete. «En un momento fuimos a arrestar a dos líderes, uno fue arrestado y el otro estaba tratando de escapar y le disparamos en el acto». Dijo que la persona que recibió el disparo logró escapar, por lo que arrestaron a su hija que también se encontraba en la casa. «Las órdenes dependen de los comandantes del grupo, si nos decían disparar entonces tenemos que disparar enseguida», agregó.

Un ex cadete del ejército de Myanmar que desertó al otro lado de la frontera con India después de que se le ordenara participar en redadas y golpizas a manifestantes.
Un ex cadete del ejército de Myanmar que desertó al otro lado de la frontera con India después de que se le ordenara participar en redadas y golpizas a manifestantes.

El ex cadete afirma que rompió intencionalmente su rifle esa noche para que no disparara, pero no pudo evitar participar en las golpizas. Su relato ofrece una visión desgarradora de las operaciones militares, según informan innumerables manifestantes y familiares de los detenidos. “Estaban llorando cuando asaltamos sus casas y los golpeamos.

Los vecinos también lo sabían pero uno se atreve a salir de noche. Si alguien nos mira a través de sus ventanas, les pedimos que salgan y los golpeen también. Los militares lo harán. encontrar fallas en cada casa que asaltan y los golpearán «, dijo. La cultura del miedo dentro de las filas significa que no puede quejarse. «No puedo decir nada, incluso si no me gusta lo que están haciendo», dijo. Cualquiera que sea encontrado afuera después del toque de queda a las 8 pm hora local es interrogado y golpeado. Si corren, se ordena a los militares dispararles, dijo el ex cadete. Nadie se libra de este tratamiento, incluidas las mujeres y los niños.

«El más joven que vi tenía alrededor de 10 u 11 años, un niño», dijo. «Si alguien nos responde, lo golpearemos con la parte posterior de la pistola, y algunos sangrarán. Me siento triste todas las noches porque tengo que mirar cuando golpean a las personas en la casa, incluidos los niños, y no pude». No les diga nada. Me siento triste todas las noches «. El ex cadete también describió lo que muchos familiares y activistas han informado: que a los manifestantes heridos se les niega atención médica mientras están bajo custodia. Algunos fallecen en detención debido a sus heridas, abandonados para morir sin ayuda para aliviar su sufrimiento.

«Cuando la gente recibió un disparo y fue arrestada, no recibió ningún tratamiento. Algunos todavía estaban vivos cuando los dispararon, pero como no recibieron ningún tratamiento, murieron en la mañana porque perdieron demasiada sangre. Entonces los militares dieron el cadáver de vuelta a la familia «, dijo. El ex cadete dijo que en el cuartel militar, a los soldados no se les permite salir de la base y solo se les permite ver el canal de televisión militar.

«Nos lavan el cerebro diciéndonos que es solo por la existencia del Tatmadaw que el país es pacífico. Nos dijeron que los grupos étnicos armados están traficando drogas y personas y que por eso el Tatmadaw tiene que luchar contra ellos. Si el Tatmadaw no sale , los civiles ya no podrán vivir en paz «, dijo. Las atrocidades anteriores perpetuadas por los militares han demostrado que el adoctrinamiento es nacional y tiene décadas de antigüedad. Las Naciones Unidas y los grupos de derechos humanos en áreas étnicas como los estados deKachin y Karen han documentado durante mucho tiempo los abusos de los derechos humanos por parte de los militares, que incluyen palizas, torturas, ejecuciones extrajudiciales, trabajos forzados y violencia sexual. En 2017, la campaña militar de asesinatos e incendios provocados contra la comunidad rohingya en el estado de Rakhine obligó a más de 740.000 personas a huir al vecino Bangladesh.

Un caso de genocidio contra el líder militar y golpista Min Aung Hlaing está en curso en la Corte Internacional de Justicia. Ahora, el ejército ha llevado sus despiadadas tácticas de guerra desde las selvas y las zonas fronterizas a los pueblos y ciudades. Los soldados, como el joven ex cadete, están apuntando con sus armas a personas que podrían ser sus vecinos. El excadete dijo que fue la crueldad con las familias de los manifestantes lo que finalmente lo quebró, por lo que decidió escapar e hizo el largo viaje desde Yangon hasta la frontera con India. «Tengo que salir todas las noches y ya no quiero hacer esto, no puedo seguir viendo que golpean a la gente todas las noches», dijo. «Matarán a cualquiera que quieran matar, eso es lo que sé de ellos».

Maria Belen
Maria es Editora y transalda los articulos populares sobre su credito y finanzas