Los cubanos que enfrentan la peor crisis económica del país en décadas salieron a las calles durante el fin de semana.