El multimillonario Richard Branson, que busca emociones fuertes, ha llegado al espacio a bordo de su propia nave espacial alada, acercando el astro-turismo a la realidad.