Nicaragua arresta a 4 líderes opositores más en represión

MANAGUA – El gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, arrestó el domingo a cuatro líderes de la oposición, en lo que parecen ser detenciones generalizadas de cualquiera que pueda desafiar su gobierno.

Los movimientos del fin de semana sugieren que Ortega ha ido más allá de arrestar a posibles candidatos de la oposición en las elecciones del 7 de noviembre y ha comenzado a arrestar a cualquier miembro prominente de la oposición.

“Ya no son solo los candidatos potenciales, son los líderes políticos”, dijo el ex general y disidente sandinista Hugo Torres. "Esta no es una transición a la dictadura, es una dictadura en todos los sentidos".

El domingo, la policía arrestó a la destacada exdisidente sandinista Dora María Téllez y a otra líder de la oposición, Ana Margarita Vijil.

La detención de Téllez es un paso importante: fue una destacada militante sandinista que encabezó un asalto al Palacio Nacional en 1978, tomando como rehén al congreso del dictador Anastasio Somoza a cambio de la liberación de los presos sandinistas.

Tras el derrocamiento de Somoza, Téllez se desempeñó como ministra de Salud en el primer gobierno sandinista que gobernó de 1979 a 1990. Como muchos exguerrilleros, más tarde se separó de Ortega.

El sábado, la policía arrestó a Tamara Dávila, quien estaba activa en Unamos, un movimiento formado por ex sandinistas enojados por las formas autocráticas de Ortega, el nepotismo y las reelecciones perpetuas. El domingo, la policía también arrestó a Suyen Barahona, líder de Unamos.

La policía dijo que arrestó a Dávila por cargos relacionados con una ley recientemente promulgada que clasifica como traición cualquier apoyo a sanciones contra funcionarios del régimen de Ortega; Estados Unidos ha impuesto sanciones a decenas de funcionarios.

Dávila también es una figura central en la coalición de oposición Unidad de Nacionalidad Azul y Blanca, que se formó luego de la represión de las protestas masivas por parte de Ortega en 2018.

Según una ley aprobada en diciembre, el gobierno de Ortega tiene el poder de declarar unilateralmente a los ciudadanos "terroristas" o golpistas, clasificarlos como "traidores a la patria" y prohibirles postularse como candidatos.

La ley castiga a quienes "dirigen o financian un golpe … fomentan la injerencia extranjera, piden la intervención militar … proponen o planifican bloqueos económicos, aplauden y defienden la imposición de sanciones contra Nicaragua o sus ciudadanos".

Los acusados “serán traidores a la patria y por eso no podrán postularse para cargos públicos”. La traición se castiga con penas de prisión de hasta 15 años.

Ortega ya arrestó a cuatro posibles candidatos de la oposición que podrían haber desafiado su candidatura para un cuarto mandato consecutivo, y ahora muchos líderes de la oposición nicaragüense temen que sea solo cuestión de tiempo que la policía también los busque.

Torres dijo que ha visto drones volando alrededor de su casa en los últimos días, del tipo que se usa en la casa de Téllez.

“Esta entrevista puede ser la última que dé”, dijo Torres. "Estoy aquí, esperando a que vengan por mí".

La Policía Nacional de Nicaragua arrestó a los cuatro precandidatos de la oposición a principios de este mes.

El 8 de junio detuvieron al precandidato Félix Maradiaga, precandidato de la coalición opositora Unidad Nacional Azul y Blanca, y a Sebastián Chamorro, exdirector de la coalición opositora Alianza Cívica.

La semana anterior, las autoridades detuvieron a Cristiana Chamorro, prima de Juan Sebastián Chamorro, y Arturo Cruz Sequeira, ex embajador en Estados Unidos que fue arrestado el sábado en virtud de una controvertida ley de “traición” aprobada en diciembre.

Ortega inicialmente dirigió Nicaragua de 1979 a 1990 luego de la revolución sandinista que derrocó a Somoza. Regresó a la presidencia en 2007 después de tres intentos fallidos de elección, y ganó la reelección en 2011. Luego eludió los límites de mandato para ser reelegido en 2016 y llenó tribunales y agencias gubernamentales con aliados. El partido sandinista controla los tribunales y la legislatura, y ha sofocado las universidades y la Iglesia Católica Romana.

Torres dijo que Ortega ahora ha instituido una dictadura más asfixiante que Somoza, quien enfrentó oposición dentro de la iglesia, círculos intelectuales y universidades.

“Creo que Ortega ha superado a Somoza”, dijo Torres. “Se ha subordinado todo el poder a sí mismo como nunca pudo Somoza. Tiene un aparato represivo más grande que el que tuvo Somoza ”.

Julie Chung, subsecretaria interina para asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de Estados Unidos, dijo recientemente a través de Twitter que los arrestos “confirman sin lugar a dudas que Ortega es un dictador. La comunidad internacional no tiene más remedio que tratarlo como tal ”.

Business Wire
A Bershire Hathaway Company - US Hispanic News Syndication