Cómo negociar con los acreedores


Manos sobre un teclado.

Divulgación sobre el contenido editorial de Lexington Law.

Si está atendiendo llamadas de cobradores de deudas, recibiendo avisos de facturas vencidas que aún no puede pagar o tiene deudas antiguas que le gustaría saldar para ayudar a limpiar su informe de crédito, puede tomar medidas. Muchas personas no se dan cuenta de que todas las deudas no están escritas en piedra, y es posible que pueda negociar con los acreedores para mover sus finanzas en una dirección más positiva. Aquí, aprenda cómo negociar con los acreedores y cuándo es una buena opción intentarlo.

¿Cuándo deberías intentar negociar?

Negociar con un acreedor generalmente implica tratar de hacer que acepte un acuerdo de deuda . Esto significa que acepta pagar una parte de la deuda en lugar del monto total, y el acreedor lo acepta. Los acreedores a veces están dispuestos a aceptar estos acuerdos porque saben que es menos probable que se pague una cuenta que ya está en cobranza , y prefieren tener algo de dinero en lugar de ninguno.

Resolver una liquidación de deudas puede ayudarlo a volver a estar al día con las cuentas o a pagar la deuda de cobro anterior. Sin embargo, hay algunas cosas a tener en cuenta.

La negociación exitosa de un acuerdo de deuda no hace que la deuda se vaya por completo. Seguirá apareciendo en su informe de crédito hasta que caduque después de siete años , e incluso si el acreedor lo marca como pagado, el historial de pagos negativos aún puede afectar su puntaje de crédito. En algunos casos, comenzar a hacer pagos de la deuda nuevamente como parte de un acuerdo de liquidación también puede reiniciar el estatuto de limitaciones de la deuda.

Además, debe estar preparado para posibles consecuencias fiscales. En la mayoría de los casos, cuando obtiene una deuda con éxito reducida en $ 600 o más, su acreedor le enviará un Formulario 1099-C . Esto significa que la cantidad perdonada se considera ingreso y puede aumentar significativamente su factura de impuestos.

10 pasos para negociar con los acreedores

Intentar negociar con los acreedores puede ser intimidante, pero no tiene por qué serlo. Use estos 10 consejos para ayudarlo a preparar un plan, manejar las negociaciones reales y estar listo para dar seguimiento según sea necesario.

1. Sé honesto

Es importante ser honesto al negociar con los acreedores . Decir que puede hacer pagos que no puede seguir o exagerar los problemas financieros puede empeorar la situación. También puede hacer que sea más difícil trabajar junto con el acreedor para una solución mutuamente aceptable.

Cuando esté negociando con acreedores, sepa exactamente cuánto puede pagar y cuándo. Sea claro y objetivo al explicar los factores, como un permiso o despido, que pueden haber contribuido al problema.

2. Mantén la calma

Es normal sentirse frustrado, preocupado e incluso enojado si se encuentra en una posición donde los cobradores de deudas están llamando, pero es importante mantener la calma y ser profesional al interactuar con los acreedores.

Por ejemplo, si está tratando de hacer que un acreedor elimine un pago atrasado de su informe , puede recordarle que no se ha perdido un pago antes. Luego, puede hacerles saber que se lesionó y que no pudo trabajar durante algunas semanas, pero ahora está de regreso y los pagos futuros no serán un problema.

Emocionarse también puede indicar a los acreedores que se encuentra en una situación desesperada, y algunos pueden tratar de capitalizar esto al no estar dispuestos a negociar o decir que tienen que hacer un pago antes de obtener el acuerdo por escrito.

3. Tenga efectivo disponible

Cuando llama a un acreedor para tratar de negociar una liquidación de deudas, es importante tener el efectivo disponible en ese momento. Todavía querrá esperar para hacer un pago hasta que tenga el acuerdo por escrito, pero muchos acreedores pueden enviarlo por correo electrónico al instante, lo que significa que deberá estar listo para pagar en ese momento.

En lugar de dar acceso a los acreedores a su información bancaria, considere usar una tarjeta prepaga para realizar su pago o hacer una transferencia bancaria.

4. Presente un plan de acción

Cada vez que intente negociar con alguien, es importante saber exactamente qué quiere del acuerdo y qué está dispuesto a dar. Entrar en la negociación con un plan muestra al acreedor que usted es serio acerca de tratar de llegar a un acuerdo, y proporciona un punto de partida instantáneo para que pueda llegar a una resolución más rápido. Saber lo que quiere también lo ayuda a cumplir con el plan si el acreedor intenta que pague más o acepte términos diferentes.

5. Solicite condiciones de préstamo modificadas

En algunos casos, no podrá negociar una liquidación de deudas. El acreedor puede ser incapaz o no estar dispuesto a aceptar la oferta de liquidación o puede ser algo así como una hipoteca o un préstamo estudiantil que es difícil de perdonar. En estos casos, aún puede tratar de negociar ciertos aspectos, como tasas de interés o montos mínimos de pago, o solicitar una indulgencia para ayudarlo a tener más control sobre su situación financiera.

6. Cubra los peores escenarios

Hay momentos en que las negociaciones no son posibles porque no tienes dinero para pagar. En estas situaciones, lo mejor que puede hacer es ser honesto con el acreedor. Hágales saber que quiere pagar pero que no puede y que probablemente tampoco podrá pagar en el futuro cercano.

Si la bancarrota es una opción, puede ayudar a motivar al acreedor, ya que preferiría obtener un poco del dinero que perderlo todo bajo la protección de una bancarrota. Pueden estar dispuestos a aceptar una pequeña cantidad en ese momento.

7. Sea persistente

Es muy difícil negociar con los acreedores, y es posible que tenga que ofrecer su plan y negarse a conformarse con menos varias veces antes de que finalmente acepten. Continúe siendo honesto, cortés y realista en todas sus interacciones, y no tenga miedo de volver a llamar e intentar nuevamente si el acreedor se niega a negociar la primera vez.

8. Mantenga un registro

Siempre mantenga registros escritos de cada comunicación que tenga con un acreedor. Registre detalles importantes como la fecha, hora y duración de la llamada, el nombre de la persona o personas con las que habló y notas generales sobre la conversación.

9. Practica el seguimiento

Esto se relaciona con el primer punto, pero cuando se trata de acreedores, es importante seguir siempre con lo que dice que va a hacer. Si configura un plan de pago, asegúrese de realizar los pagos según lo prometido. Los acreedores tratan con personas que enfrentan dificultades financieras y tensiones a diario, y pueden estar más dispuestos a negociar con aquellos que están tomando medidas para ayudarse a sí mismos.

10. Obtenga ayuda profesional

Si bien puede hacer todo lo que puede hacer una agencia de asesoría de crédito, esto no significa que deba hacerlo. Tratar con los acreedores requiere una gran cantidad de tiempo y energía cuando se trata de hacer llamadas telefónicas, lidiar con registros en papel y mantener registros de quién dijo qué y cuándo. Algunas veces, una compañía o un abogado profesional puede ayudar a tomar parte de esta carga para que pueda concentrarse en continuar trabajando hacia un futuro mejor.

¿Qué pasa si la negociación no funciona?

Si bien negociar con los acreedores puede ayudar en muchas situaciones, habrá momentos en que no funcionará. Si el acreedor se niega a negociar o si su situación financiera es lo suficientemente grave como para que las negociaciones no vayan a hacer una diferencia, hay otras opciones de alivio de la deuda, como la bancarrota , que es posible que desee considerar. La declaración de quiebra es muy grave y generalmente se considera una opción de último recurso. Si cree que su situación puede requerir declararse en bancarrota, asegúrese de hablar con un abogado con experiencia en bancarrotas que pueda analizar los detalles de su caso y aconsejarle sobre qué tipo de bancarrota es mejor para usted.


Revisado por John Heath , Abogado Directivo de Lexington Law Firm. Escrito por la Ley Lexington.

Nacido y criado en Salt Lake City, John Heath obtuvo su licenciatura de la Universidad de Utah y su Juris Doctor de la Universidad del Norte de Ohio. John ha sido el Abogado Directivo de Lexington Law Firm desde 2004. La firma se enfoca principalmente en la reparación de informes de crédito al consumidor, pero también practica derecho de familia, derecho penal, litigio general al consumidor y defensa de cobro en nombre de los deudores del consumidor. John es admitido para practicar leyes en Utah, Colorado, Washington DC, Georgia, Texas y Nueva York.

Nota: Los artículos solo han sido revisados por el abogado indicado, no escritos por ellos. La información proporcionada en este sitio web no actúa, ni pretende ser, un asesoramiento legal, financiero o crediticio; en cambio, es solo para fines informativos generales. El uso y el acceso a este sitio web o cualquiera de los enlaces o recursos contenidos en el sitio no crean una relación abogado-cliente o fiduciaria entre el lector, usuario o navegador y el propietario del sitio web, autores, revisores, contribuyentes, empresas contribuyentes , o sus respectivos agentes o empleadores.