Video: Mujer de Miami llamada insultos anti-asiáticos mientras viajaba en el autobús

^

Mantenga los nuevos tiempos libres

Yo apoyo

  • Local
  • Comunidad
  • Periodismo
  • logo

Apoye la voz independiente de Miami y ayude a mantener libre el futuro de New Times.

La noche del 9 de marzo, un hombre y una mujer que viajaban en un autobús de tránsito de Miami-Dade estaban conversando sin usar máscaras.

Eso hizo que Lai, un residente de Miami de ascendencia china, se sintiera incómodo. Esperó varios minutos, no queriendo interrumpir su conversación. Luego les pidió cortésmente que se cubrieran la cara. La mujer, que tenía un pañuelo alrededor del cuello, se negó y dijo que no podía respirar con una máscara puesta.

"Lo justifiqué diciendo: 'Señora, he estado trabajando unas seis horas y he usado mi máscara todo el día, y creo que tenemos que ser corteses el uno con el otro'", le dice Lai a New Times. "Mi papá tiene 76 años y no puedo permitirme llevar COVID a casa".

Los dos pasajeros que conversaban, una mujer blanca y un hombre negro, todavía se negaban a ponerse las máscaras. Entonces Lai, quien le pidió al New Times que solo se publicara su nombre de pila porque teme la reciente ola de sentimiento anti-asiático , le pidió al conductor que hiciera cumplir la regla. Fue entonces cuando las cosas dieron un giro.

"El hombre comenzó a llamarme 'chink' y 'gook' y todos esos insultos raciales que no había escuchado en mucho tiempo", dice.

En estado de shock, Lai agarró su teléfono para grabar el incidente, temiendo que pudiera volverse físico.

Cuando comienza el video, el hombre, que llevaba una máscara desechable alrededor de la barbilla, dijo que no tenía ningún problema con lo que decía Lai, pero que estaba molesto porque ella lo estaba grabando.

Luego caminó hacia el conductor del autobús y pidió que lo dejaran en la siguiente parada. Dijo algo ininteligible y luego Lai le dijo: "Tal vez no tengas que ser racista conmigo".

"Me importa un carajo lo que digas, hombre", respondió. "Tengo hijas mayores que tú. Ocúpate de tus malditos asuntos, señora china. Una grieta fea. Ocúpate de tus malditos asuntos, hombre".

El intercambio se volvió acalorado, y el hombre continuó llamando a Lai.

"No me importan ustedes, gente, hombre. Vete al infierno, perro. Esta América, Japón", continuó.

Cuando Lai respondió que ella es estadounidense, el hombre continuó reprendiéndola y le dio a la cámara un dedo medio.

"Sonríe para la cámara", dijo. "Sonríe por esta grieta".

Los insultos continuaron. Antes de bajarse del autobús, le dijo: "Que se joda tu cultura".

Durante el intercambio de casi tres minutos, ninguno de los otros pasajeros intervino ni habló. Lai dice que escuchó reír a una persona.

Posteriormente, Lai denunció el incidente a Miami-Dade Transit y a la Oficina del Fiscal del Estado de Miami-Dade. Ella dice que un fiscal le dijo que el incidente no fue un crimen de odio porque no se cometió ningún crimen según la ley.

"No hubo violencia física", dice Lai. "Estoy contento y afortunado de que solo haya sido un acoso verbal porque muchas cosas les han sucedido a personas más vulnerables".

La Oficina del Fiscal del Estado no respondió a una solicitud de New Times en busca de comentarios. Comunicado ayer, Miami-Dade Transit dijo que no podía dar una respuesta de inmediato.

El incidente en el autobús se produce en medio de un aumento en los crímenes contra los asiáticos en los EE. UU.Más recientemente, un hombre blanco de 21 años cometió un tiroteo en tres salones de masajes del área de Atlanta y mató a ocho personas, seis de las cuales eran de ascendencia asiática. La policía ha dicho que el pistolero es un adicto al sexo que explicó que quería eliminar sus tentaciones. Pero los asesinatos ocurrieron en medio de un aumento del racismo anti-asiático y los ataques que han marcado la pandemia.

Stop AAPI Hate, una organización sin fines de lucro que rastrea incidentes de odio, discriminación y violencia contra asiático-estadounidenses e isleños del Pacífico en los EE. UU., Recibió casi 3.800 informes de incidentes de odio desde el 19 de marzo de 2020 hasta el 28 de febrero de 2021.

"El número de incidentes de odio denunciados a nuestro centro representa sólo una fracción del número de incidentes de odio que realmente ocurren, pero muestra cuán vulnerables son los estadounidenses de origen asiático a la discriminación y los tipos de discriminación que enfrentan", dice el informe.

Según la organización, el 68 por ciento de los que hicieron informes experimentaron acoso verbal y el 20 por ciento dijo que otros los habían evitado debido a su raza. El once por ciento informó haber sido agredido físicamente; El 8 por ciento informó violaciones de los derechos civiles, como discriminación en el lugar de trabajo y denegación de servicio; y el 6 por ciento informó haber sido acosado en línea. Las mujeres tenían el doble de probabilidades que los hombres de denunciar este tipo de incidentes, según el informe.

El día después de los tiroteos en el área de Atlanta, una anciana asiática fue atacada en San Francisco. Pudo defenderse y envió a su atacante al hospital. En una entrevista con CBS San Francisco , dijo que estaba "muy traumatizada, muy asustada" y que uno de sus ojos seguía sangrando.

Antes de eso, el 3 de febrero, alguien cortó de oreja a oreja la cara de un hombre filipino-estadounidense de 61 años en un metro de la ciudad de Nueva York . Nadie lo ayudó.

Las comunidades asiático-americanas han hecho sonar la alarma sobre un aumento de la violencia y el odio contra los miembros de sus comunidades desde el inicio de la pandemia de COVID-19 . No ayudó que el anterior presidente de los Estados Unidos demonizara a los asiáticos, y especialmente a los chinos, a lo largo de su administración. El ex presidente Donald Trump tenía un historial de llamar al coronavirus el "virus de China" y la "gripe kung".

El Colegio de Abogados Americano del Pacífico Asiático del Sur de Florida, con sede en Miami, dice que esa retórica solo ha fomentado las actitudes racistas y la violencia.

"El uso de retórica divisiva como el 'virus chino' y la 'gripe Kung' sólo sirve para exacerbar la idea de los estadounidenses de origen asiático como extranjeros perpetuos y para envalentonar a las personas que cometen estos actos", dice la organización en su sitio web .

Lai dice que estaba preocupada por contar su historia.

"No quiero represalias", dice. "Tal vez esto vaya con la educación asiática de mantener un perfil bajo, pero realmente quiero crear conciencia. Solo se lo he dicho a algunas personas porque no quiero sacudir el barco. Hay personas que experimentan situaciones que son más difícil."

Lai dice que está acostumbrada a las microagresiones y el acoso verbal de personas que tienen prejuicios contra los estadounidenses de origen asiático. Cuando estaba en octavo grado en Miami, hizo un recorrido por una escuela secundaria y visitó una clase de economía doméstica. Uno de los estudiantes le dijo: "Oh, viniste a cocinarnos arroz frito".

"Todos los niños se rieron", dice Lai. "También los profesores".

Ella dice que aún no les ha contado a sus padres lo que sucedió en el autobús, pero que recientemente tuvieron una conversación con ella acerca de no salir a la calle a menos que sea necesario. Quieren que se quede en casa a menos que esté en el trabajo.

"Existe una gran cantidad de dolor y miedo que la comunidad asiático-estadounidense está enfrentando en este momento, y es necesario abordarlo", dice Lai. "No con palabras, sino con acciones".

Lai solía organizarse en la comunidad durante la época de las elecciones. Ella dice que cree que ese tipo de organizaciones pueden ser más inclusivas en su activismo.

"El activismo real y el trabajo real no son reales si no incluyen [hablar en contra de] el odio y la retórica anti-asiáticos", dice. "No es una competencia sobre qué raza sufre más o lo tiene peor. Necesitamos incluir a todas las personas marginadas. Por lo que he visto, tenemos que ponernos de pie. No podemos ser simples espectadores. Tenemos que proteger a nuestros amigos," nuestra familia hablamos unos a otros y solo estén atentos ".

"Creo que el problema con muchas organizaciones de base es que piensan que su problema es muy singular, pero muchos de nuestros movimientos son muy interseccionales", continúa. "Muchas cosas como la raza y la misoginia no son mutuamente excluyentes. Creo que crear un espacio para que los asiáticos expresen sus historias y sus opiniones es un buen punto de partida".

Mantenga Miami New Times libre … Desde que comenzamos Miami New Times , se ha definido como la voz libre e independiente de Miami, y nos gustaría que siguiera siendo así. Ofreciendo a nuestros lectores acceso gratuito a una cobertura incisiva de noticias, comida y cultura locales. Produciendo historias sobre todo, desde escándalos políticos hasta las nuevas bandas más populares, con reportajes valientes, redacción elegante y personal que ha ganado de todo, desde el premio a la redacción de largometrajes Sigma Delta Chi de la Sociedad de Periodistas Profesionales hasta la Medalla Casey al Periodismo Meritorio. Pero con la existencia del periodismo local bajo asedio y los reveses de los ingresos publicitarios teniendo un mayor impacto, ahora más que nunca es importante para nosotros reunir apoyo para financiar nuestro periodismo local. Puede ayudar participando en nuestro programa de membresía "Yo apoyo", lo que nos permite seguir cubriendo Miami sin barreras de pago.