A medida que comienza oficialmente la temporada de huracanes, fuertes vientos en los niveles superiores soplan en el Golfo, el Caribe y el Océano Atlántico tropical. Mientras ese flujo se mantenga, cualquier perturbación tropical que piense en desarrollarse será destruida y se desmoronará.