Una crisis de alquiler provocada por la pandemia llevó a muchos estados a hacer promesas audaces para ayudar a los inquilinos, pero la mayoría no las cumplió después de que el Congreso aprobó la amplia Ley CARES en marzo de 2020.