La aspirina puede reducir las muertes en casos graves de COVID-19

Al comienzo de la pandemia, la investigación mostró que casi un tercio de las personas con COVID-19 en cuidados intensivos experimentaron complicaciones potencialmente fatales como resultado de una coagulación sanguínea excesiva.

Otro estudio encontró que muchos de estos pacientes tenían sangre inusualmente "pegajosa" que tendía a coagularse fácilmente.

“A medida que aprendimos sobre la conexión entre los coágulos de sangre y COVID-19, sabíamos que la aspirina, que se usa para prevenir accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos, podría ser importante para los pacientes con COVID-19”, dice Jonathan Chow, MD , profesor asistente de anestesiología cuidado médico en la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad George Washington en Washington, DC

Al “diluir” la sangre, la aspirina ayuda a prevenir la formación de coágulos o trombos que pueden bloquear los vasos sanguíneos que irrigan el corazón, el cerebro, los pulmones y otros órganos vitales.

Una limitación ampliamente reconocida de la aspirina como tratamiento preventivo es que conduce a un pequeño aumento en el riesgo de hemorragia.

Sin embargo, dado el bajo costo de la aspirina y la evidencia de su seguridad y eficacia general en la enfermedad cardiovascular, el Dr. Chow y sus colegas decidieron realizar un estudio piloto de pacientes hospitalizados con COVID-19.

Su análisis sugiere que una dosis baja de aspirina poco antes o después del ingreso hospitalario se asocia con un riesgo significativamente reducido de ventilación mecánica, ingreso a cuidados intensivos y mortalidad hospitalaria.

Al mismo tiempo, los investigadores no encontraron evidencia de que la aspirina aumentara el riesgo de hemorragia.

“La aspirina es de bajo costo, de fácil acceso y millones ya la están usando para tratar sus problemas de salud”, dice el Dr. Chow. "Encontrar esta asociación es una gran victoria para aquellos que buscan reducir el riesgo de algunos de los efectos más devastadores del COVID-19".

Además de prevenir la coagulación, la aspirina reduce los niveles de una molécula de señalización inmunitaria o citocina llamada interleucina-6 (IL-6) en la sangre. La molécula está asociada con la reacción inmune exagerada, o "tormenta de citocinas", que puede afectar a las personas con COVID-19 en cuidados intensivos.

El estudio aparece en la revista Anesthesia & Analgesia .

Diseño del estudio

Los autores enfatizan que otros investigadores deberán realizar ensayos clínicos controlados aleatorios para confirmar sus hallazgos.

Su estudio retrospectivo analizó los registros de 412 adultos con COVID-19 que fueron ingresados en uno de varios hospitales en los Estados Unidos entre marzo de 2020 y julio de 2020.

De estas personas, 98 tomaron aspirina en la semana anterior al ingreso o durante las primeras 24 horas después del ingreso. Los investigadores compararon los resultados de estas personas con los de las 314 personas que no tomaron aspirina.

Entre los que tomaban aspirina, la dosis diaria media fue de 81 miligramos y la duración media del tratamiento fue de 6 días.

En su análisis de los datos, los investigadores tomaron en cuenta otras variables que los científicos han demostrado que afectan la gravedad del COVID-19, incluida la edad, el sexo, el índice de masa corporal, la raza, la hipertensión y la diabetes.

Después de estos ajustes, el uso de aspirina se asoció con una reducción del 43% en el riesgo de ingreso en la unidad de cuidados intensivos, una reducción del 44% en el riesgo de ventilación mecánica y una reducción del 47% en el riesgo de morir en el hospital.

Si bien no hubo evidencia de que la aspirina aumentara el riesgo de hemorragia, los autores recomiendan precaución:

"Hasta que se realice un ensayo controlado aleatorio de la aspirina, es imperativo ejercer un optimismo cauteloso y equilibrar deliberadamente los riesgos conocidos de la aspirina con sus posibles beneficios en pacientes afectados por COVID-19".

Curiosamente, los investigadores no encontraron diferencias en la trombosis manifiesta entre los grupos de aspirina y no aspirina. La trombosis manifiesta es el término para los grandes coágulos de sangre que aparecen en imágenes de diagnóstico estándar.

Sin embargo, señalan que el número de casos de trombosis en los dos grupos fue bajo, lo que limita la confiabilidad estadística de este hallazgo.

Además, señalan que los pequeños coágulos de sangre, llamados microtrombos, son difíciles de detectar sin el uso de técnicas de imagen más especializadas y no estándar.

Los investigadores reconocen que el tamaño de la muestra fue modesto y que el estudio fue observacional, lo que significa que no pudo probar que la aspirina redujera la gravedad del COVID-19 en pacientes hospitalizados.

Las personas que tomaron aspirina pueden haber recibido diferentes tratamientos médicos debido a sus afecciones subyacentes, por ejemplo, lo que sesgaría los resultados.

Los investigadores tampoco pudieron tener en cuenta otros medicamentos que las personas podrían haber estado tomando y que podrían aumentar el riesgo de coágulos sanguíneos, como las píldoras anticonceptivas y la terapia de reemplazo hormonal (TRH).

Maria Belen
Maria es Editora y transalda los articulos populares sobre su credito y finanzas