Japón comenzará a liberar agua de Fukushima en el mar en 2 años

TOKIO – El gobierno de Japón anunció el martes que comenzaría a liberar agua radiactiva tratada de la planta nuclear destruida de Fukushima al Océano Pacífico en dos años. Es una medida a la que se oponen ferozmente los pescadores, los residentes y los vecinos de Japón.

La decisión, especulada durante mucho tiempo pero retrasada durante años debido a preocupaciones de seguridad y protestas, se produjo durante una reunión de ministros del gabinete que respaldaron la liberación del océano como la mejor opción.

El agua acumulada se ha almacenado en tanques en la planta de Fukushima Daiichi desde 2011, cuando un terremoto y un tsunami masivos dañaron sus reactores y su agua de enfriamiento se contaminó y comenzó a gotear. La capacidad de almacenamiento de la planta estará completa a fines del próximo año.

El primer ministro, Yoshihide Suga, dijo que la liberación del océano era la opción más realista y que se necesita eliminar el agua para completar el desmantelamiento de la planta de Fukushima, que ha durado décadas. Dijo que el gobierno trabajará para asegurarse de que el agua sea segura y para ayudar a la agricultura, la pesca y el turismo locales.

El operador de la planta, Tokyo Electric Power Co., y los funcionarios del gobierno dicen que el tritio, que no es dañino en pequeñas cantidades, no se puede eliminar del agua, pero todos los demás radionucleidos seleccionados pueden reducirse a niveles liberables. Algunos científicos dicen que se desconoce el impacto a largo plazo en la vida marina de la exposición a dosis bajas a volúmenes tan grandes de agua.

El gobierno enfatiza la seguridad del agua, llamándola «tratada», no «radiactiva», aunque los radionucleidos solo pueden reducirse a niveles desechables, no a cero. Se desconoce la cantidad de material radiactivo que quedaría en el agua.

Liberar el agua en el océano fue descrita como la solución más realista por un panel del gobierno que durante casi siete años había discutido cómo desechar el agua. El informe del año pasado mencionó la evaporación como una opción menos deseable.

Según el plan básico adoptado el martes por los ministros, TEPCO comenzará a liberar el agua en aproximadamente dos años después de construir una instalación y compilar planes de liberación que sigan los requisitos de seguridad. Dijo que la eliminación del agua no se puede posponer más y es necesaria para mejorar el medio ambiente que rodea la planta para que los residentes puedan vivir allí de manera segura.

Residentes, funcionarios de pesca y grupos ambientalistas emitieron declaraciones denunciando que la decisión ignoraba la seguridad y salud ambiental y daña aún más la imagen y la economía de Fukushima.

El presidente de las Cooperativas Pesqueras de Japón, Hiroshi Kishi, dijo que la decisión menos de una semana después de reunirse con Suga “pisoteó” a todos los operadores pesqueros japoneses.

Las pesquerías locales acaban de volver a funcionar plenamente después de una década en la que sus capturas fueron solo para fines de prueba, y están luchando debido a la disminución de la demanda.

Los manifestantes se reunieron frente a la oficina del primer ministro para exigir que se desechara el plan.

TEPCO dice que su capacidad de almacenamiento de agua de 1.37 millones de toneladas estará llena alrededor del otoño de 2022. Además, el área ahora llena de tanques de almacenamiento debe usarse para nuevos edificios necesarios para eliminar los desechos de combustible derretido del interior de los reactores y para otros trabajos de desmantelamiento en próximos años.

En la década transcurrida desde el desastre del tsunami, el agua destinada a enfriar el material nuclear se ha escapado constantemente de los recipientes de contención primaria dañados hacia los sótanos de los edificios del reactor. Para compensar la pérdida, se ha bombeado más agua a los reactores para continuar enfriando el combustible derretido. El agua también se bombea y se trata, parte de la cual se recicla como agua de refrigeración, y el resto se almacena en 1.020 tanques que ahora contienen 1,25 millones de toneladas de agua radiactiva.

Esos tanques, que ocupan un gran espacio en la planta, interfieren con el progreso seguro y constante del desmantelamiento, dijo el ministro de Economía e Industria, Hiroshi Kajiyama. Los tanques también podrían dañarse y tener fugas en caso de otro terremoto o tsunami de gran alcance, según el informe.

Aproximadamente el 70% del agua en los tanques está contaminada más allá de los límites de descarga, pero se filtrará nuevamente y se diluirá con agua de mar antes de su liberación, dice el informe. Según una estimación preliminar, la liberación gradual del agua tardará casi 40 años, pero se completará antes de que la planta se desmantele por completo.

El director general del OIEA, Rafael Mariano Grossi, en un mensaje de video, dijo que la descarga en el océano estaba en línea con la práctica internacional, aunque «la gran cantidad de agua en la planta de Fukushima lo convierte en un caso único y complejo».

China y Corea del Sur reaccionaron enérgicamente a la decisión del martes.

Koo Yun-cheol, ministro de la Oficina de Coordinación de Políticas Gubernamentales de Corea del Sur, dijo que el plan era «absolutamente inaceptable» e instó a Japón a revelar cómo se trata el agua y se verifica su seguridad. Corea del Sur ha prohibido las importaciones de productos del mar de partes de Japón desde 2013 y podría aumentar esos pasos.

China criticó la decisión de Japón como «extremadamente irresponsable», diciendo que no había considerado las preocupaciones de salud de los países vecinos.