El gobierno de Japón ha decidido comenzar a liberar agua radiactiva tratada de la planta nuclear destruida de Fukushima en el Océano Pacífico en dos años.