La representante Donna E. Shalala de Florida, miembro demócrata del Congreso en su primer mandato y exsecretaria de Salud y Servicios Humanos en la administración Clinton, perdió su campaña para la reelección el martes.

La derrota de Shalala ante Maria Elvira Salazar, una republicana y ex periodista de televisión que comparó las propuestas de política demócrata con la opresión de izquierda en países como Cuba mientras hacía campaña en el distrito de Miami, fue una sorpresa notable para los demócratas de la Cámara. Si bien los demócratas mantuvieron el control de la Cámara, hasta ahora no han cumplido con las expectativas de que obtendrían una mayoría aún más fuerte allí.

Los pronosticadores políticos como The Cook Political Report habían proyectado que era "probable" que Shalala ganara. Perdió del 48,6% al 51,3% .

En las últimas semanas de la campaña, Shalala, de 79 años, y Salazar, de 58, intercambiaron anuncios de ataques que tocaban la importancia de las elecciones para la atención médica.

“Salazar apoya a Trump, que quiere eliminar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio y eliminar la cobertura de condiciones de salud preexistentes”, advirtió un anuncio de Shalala .

Salazar señaló el hecho de que Shalala no reveló las transacciones de acciones en violación de la ley federal. También acusó a la representante, quien fue designada para la comisión federal que supervisa la distribución de ayuda para el coronavirus a las pequeñas empresas, de no hacer lo suficiente por sus electores durante la pandemia.

Shalala llegó al Congreso en 2018, ayudando a los demócratas a reclamar la Cámara de Representantes con promesas de defender la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio y protecciones populares al consumidor para aquellos con condiciones preexistentes.

Pero 2020 está demostrando ser un año electoral muy diferente. Una revancha política después de que Shalala derrotara a Salazar hace dos años, esta elección pareció depender de cuestiones más allá de la cobertura de atención médica y la asequibilidad.

Los primeros informes señalan que Shalala no fue la única víctima de una fuerte actuación de los republicanos en el área de Miami-Dade en el sur de Florida. Otro miembro demócrata del Congreso que representaba parte del condado de Miami-Dade, la representante Debbie Mucarsel-Powell, también perdió. El exvicepresidente Joe Biden estuvo por detrás de la actuación de Hillary Clinton allí en 2016, cuando ganó el distrito por casi 20 puntos.

Shalala ganó el escaño por primera vez después de que lo dejara vacante Ileana Ros-Lehtinen, una republicana jubilada que lo ocupó durante 30 años, incluso cuando su distrito eligió a Clinton en 2016.

En ese momento, se consideró una vulnerabilidad que Shalala no hablara español mientras buscaba representar a un distrito predominantemente latino. Salazar, quien trabajaba para el canal de noticias en español Univision, a menudo hacía campañas en español.

Durante sus dos años en el Congreso, Shalala sirvió en el Comité de Educación y Trabajo de la Cámara de Representantes y su subcomité que abordó temas de salud, así como en el Comité de Reglas de la Cámara, una señal de su favor con los líderes demócratas.

Después de que el Comité de Reglas celebró una audiencia sobre una propuesta de “Medicare para todos” en 2019, Shalala se refirió a ella como “el primer paso para intercambiar ideas sobre cómo avanzar hacia la cobertura médica universal”. Pero también expresó su preocupación de que Medicare "no es tan bueno" como muchos planes de seguros privados y que algunos electores preferirían mantener sus planes.

"¿Por qué deberíamos gastar dinero cuando la gente tiene un buen seguro médico privado?" le dijo a C-SPAN . "Necesitamos cubrir a aquellos que no tienen cobertura ahora".

Cuando el presidente Bill Clinton nombró a Shalala como la principal funcionaria de servicios humanos y de salud de la nación en 1993, fue vista como una elección controvertida, demasiado liberal para algunos. Como rectora de la Universidad de Wisconsin en Madison, había alentado a la escuela a adoptar un código de expresión destinado a restringir el discurso de odio, una medida que luego se declaró inconstitucional en un tribunal federal.

Shalala se desempeñó como secretaria de salud hasta 2001, se convirtió en presidenta de la Universidad de Miami hasta 2015 y luego directora de la Fundación Clinton hasta 2017.

Temas relacionados

Elecciones Estados de seguros La ley de salud Florida Congreso de los Estados Unidos