Donald Trump prosperó pintando a los demócratas como blandos con la inmigración

Donald Trump prosperó pintando a los demócratas como blandos con la inmigración

iOS o Android .

Sin embargo, para sorpresa de incluso algunos observadores más cercanos de la política de inmigración, Biden ha señalado que quiere ir más allá, rápidamente. El mes pasado propuso un proyecto de ley de inmigración integral: la semana pasada se envió al Congreso la Ley de Ciudadanía de los Estados Unidos. Si se promulga (lo cual es poco probable), equivaldría a la mayor conmoción del sistema migratorio en décadas. Establece cómo se estima que 11 millones de inmigrantes indocumentados podrían obtener un estatus legal establecido. Pondría más recursos en los tribunales de inmigración, alentaría la afluencia de trabajadores calificados y trataría de abordar la inestabilidad en Centroamérica con la esperanza de reducir las salidas de allí.

También se reactivará la legislación fragmentada. Los activistas dicen que el Senado podría aceptar dos proyectos de ley que fueron aprobados por la Cámara en 2019 (podrían ser fácilmente movidos nuevamente en la Cámara, quizás en marzo). Uno es el American Dream and Promise Act, una versión de un esfuerzo legislativo de larga data para permitir que los Dreamers, que eran niños cuando emigraron, sin papeles, se queden. El Migration Policy Institute, en Washington, estima que esto podría afectar hasta a 2,9 millones de personas. Otro proyecto de ley, para modernizar la agricultura, brindaría una mejor protección a los trabajadores agrícolas, más de 1 millón de los cuales son inmigrantes indocumentados. Ambos proyectos de ley obtuvieron al menos algún apoyo republicano; las encuestas sugieren que son populares.

Otro impulso legislativo podría venir como parte de un nuevo paquete de ayuda covid-19. Los defensores dicen que el proyecto de ley debería ofrecer ayuda, incluidos los derechos legales, para los inmigrantes no autorizados que trabajan como trabajadores "esenciales" en la atención médica, la producción de alimentos, las fábricas y las tiendas. Estos trabajadores han estado especialmente expuestos durante la epidemia y tal vez podrían llegar a 5,6 millones.

Esta audacia es sorprendente y políticamente arriesgada. El atractivo de Trump, al menos durante su ascenso al poder en 2016, se basó en gran medida en los votantes ansiosos por los altos niveles de migración. El ex presidente ya está atacando a su sucesor por ser laxo en la frontera, un tema que probablemente planteará en un gran discurso a los conservadores el 28 de febrero. Tampoco las décadas de intentos fallidos de reformar la inmigración, más recientemente en 2013, presagian nuevos esfuerzos. Nadie habla en serio, por ejemplo, de que la Ley de Ciudadanía obtenga los 60 votos en el Senado.

Entonces, ¿por qué impulsar una reforma amplia? El señor Biden calcula —avocado por Esther Olavarria, su subdirectora de inmigración en el Consejo de Política Interior de la Casa Blanca— que no tiene mejor opción. Le falta tiempo para adoptar un enfoque cauteloso, ya que las elecciones de mitad de mandato de 2022 probablemente reducirán su esbelta ventaja en el Congreso. Y dado el “mundo al revés de la pandemia”, dice Ali Noorani del Foro Nacional de Inmigración, un grupo de defensa, los votantes podrían querer un impulso audaz para ayudar a los migrantes rápidamente. La dirección del partido probablemente favorece un esfuerzo condenado al fracaso en una reforma integral sobre ningún esfuerzo en absoluto.

El requisito de 60 votos en el Senado sigue siendo un gran obstáculo, por lo que algunos activistas se preguntan si la inmigración podría reformularse como una política con impacto fiscal. Eso podría permitir aprobar un proyecto de ley de migración a través de la “reconciliación”, aunque el parlamentario del Senado (una especie de árbitro de reconciliación) podría estar en desacuerdo. ¿Los votantes aprobarían semejante sibilancia? Las encuestas del año pasado mostraron que a pocas personas les gustaba la feroz hostilidad de Trump hacia los migrantes. Los republicanos con educación universitaria en los suburbios, especialmente, retrocedieron. Y aproximadamente la mitad de los votantes, según YouGov, un encuestador, dicen que están abiertos a que la inmigración se reanude después de la pandemia. Sin embargo, a medida que la frontera se vuelva más porosa nuevamente, es probable que regrese la vieja política de inmigración.

Ver también: Estamos siguiendo el progreso de la administración de Biden en sus primeros 100 días

Este artículo apareció en la sección de Estados Unidos de la edición impresa con el título "Ir a lo grande o irse a casa".

Facebook Comments