Las autoridades tunecinas planean reabrir la economía la próxima semana en medio de un rechazo público a las restricciones de virus.