Brasil dice que se ha confirmado que más de 500.000 personas en el país han muerto por COVID-19 desde el inicio de la pandemia.