Las personas que ignoraron una advertencia inicial para evacuar el área más cercana a un volcán en la isla de San Vicente, en el este del Caribe, ahora están corriendo para despejarse.