La Ciudad Mágica se mantiene firme cuando se trata de producir pasteles que agradan el paladar.