Un retroceso contra los nuevos proyectos de ley y leyes de votación en numerosos estados está ganando impulso.