Para los nativos americanos, Harvard y otras universidades se quedan cortas

CAMBRIDGE, Mass. – Cuando Samantha Maltais entre al campus de Harvard este otoño, se convertirá en el primer miembro de la tribu Aquinnah Wampanoag en asistir a su prestigiosa facultad de derecho. Es un «momento de círculo completo» para la universidad y la tribu de Martha’s Vineyard, dice.

Hace más de 350 años, Caleb Cheeshahteaumuck , un hombre de Aquinnah Wampanoag, se convirtió en el primer nativo americano en graduarse de la universidad de Cambridge, Massachusetts, producto de su estatuto de 1650 que llamaba a la educación de «jóvenes ingleses e indios de este país».

“Viniendo de una comunidad tribal en su patio trasero, soy muy consciente del impacto de Harvard”, dijo Maltais, la hija de 24 años de la presidenta de su tribu. «Es un símbolo del pasado colonial de Nueva Inglaterra, esta herramienta de asimilación que empujó a los nativos americanos a un segundo plano en sus propias tierras».

Maltais llegará al campus en un momento en que las tribus nativas americanas, los estudiantes y el profesorado están presionando a la institución de la Ivy League y otras universidades para que hagan más por las comunidades indígenas para reparar los errores pasados, de la misma manera que los estados , los municipios y las universidades están sopesando y, en algunos casos, ya brinda reparaciones por la esclavitud y la discriminación contra los negros.

En Minnesota, 11 tribus han pedido al sistema universitario estatal que devuelva algunas de las tierras arrebatadas a las tribus, otorgue exenciones de matrícula a los estudiantes nativos americanos y aumente el número de profesores nativos americanos, entre otras demandas.

Tadd Johnson, director de relaciones tribales de la Universidad de Minnesota y miembro de la Banda Bois Forte de Chippewa, dijo que la universidad establecerá un proceso de «verdad y reconciliación» para documentar los errores históricos y determinar formas de reparar el daño.

«Estamos escuchando», dijo. «Estamos actuando sobre prácticamente todo lo que se nos ha lanzado».

Mientras tanto, en Colorado, los legisladores estatales están sopesando la legislación para otorgar matrículas estatales a estudiantes de ciertas tribus reconocidas a nivel federal.

Y en California, los estudiantes nativos americanos quieren exenciones de matrícula y otras restituciones tangibles, después de que la mayoría de las escuelas estatales hayan emitido declaraciones reconociendo su tensa historia con tierras tribales, según Tori McConnell, un miembro de la tribu Yurok de 21 años que se graduó de la Universidad de California, Davis en junio.

“Está bien que hagan estas cosas”, dijo. «Las acciones hablan más que las palabras.»

Ryan King, portavoz de la universidad, dijo que los funcionarios están “trabajando diligentemente” para continuar apoyando a los estudiantes nativos y las comunidades tribales. Citó la creación de un consejo asesor para el presidente de la universidad que incluye líderes tribales y académicos, entre otros esfuerzos recientes.

Muchas universidades estadounidenses son producto de la Ley Morrill, una ley firmada por el presidente Abraham Lincoln en 1862 que financió la creación de universidades públicas mediante la venta de tierras federales. Pero una investigación realizada por High Country News el año pasado sugirió que casi 11 millones de acres designados para las llamadas universidades de concesión de tierras en realidad se tomaron de aproximadamente 250 tribus.

En el Instituto de Tecnología de Massachusetts, cerca de Harvard, los estudiantes nativos americanos del semestre pasado indagaron en el legado de los nativos americanos de la reconocida escuela, incluida la forma en que continúa beneficiándose de su estatus como una de las universidades de concesión de tierras originales de la nación.

Luke Bastian, un estudiante navajo de 22 años de Phoenix, dice que él y otros estudiantes presentaron sus proyectos de clase al presidente del MIT a principios de este mes mientras instan a la institución a crear un programa de estudios para nativos americanos.

Los funcionarios de la universidad dicen que las conversaciones con los estudiantes nativos están en curso y Bastian es optimista de que progresarán. Los estudiantes ya han cabildeado con éxito por un espacio designado en el campus para estudiantes nativos y han convencido al MIT de que abandone el Día de la Raza a favor de la celebración del Día de los Pueblos Indígenas , dijo.

Algunas universidades han dado pasos loables en los últimos años para priorizar las necesidades de los estudiantes nativos, dicen los defensores de las comunidades indígenas.

La Universidad Estatal de Colorado ofrece la tarifa de matrícula estatal a estudiantes de cualquier tribu reconocida a nivel federal o estatal. Y la Universidad Estatal de Dakota del Sur utiliza donaciones privadas para proporcionar becas a miembros tribales locales e ingresos del fideicomiso de concesión de tierras de la universidad para mejorar la programación, la investigación y otros esfuerzos de los nativos americanos.

“No podemos cambiar el pasado, pero podemos cambiar el futuro de estos jóvenes”, dice Barry Dunn, presidente de la universidad y miembro de la tribu Rosebud Sioux que lanzó la Iniciativa Wokini en 2017.

El llamado a las universidades para que hagan más se produce en un momento crítico, ya que la pandemia del coronavirus ha exacerbado los desafíos de la educación superior para los estudiantes nativos, que ya tenían las tasas de graduación universitaria más bajas del país, dijo Cheryl Crazy Bull, presidenta del American Indian College Fund. , que otorgó a Maltais una beca completa para Derecho de Harvard.

Durante la pandemia, los estudiantes nativos experimentaron la disminución más pronunciada de la matrícula universitaria de cualquier grupo racial o étnico, ya que las dificultades económicas, las disparidades en la salud y los desafíos del aprendizaje remoto en comunidades tribales aisladas obligaron a muchos estudiantes a dejar la escuela, dijo Crazy Bull.

En Harvard, existe la preocupación de que se les pida a los estudiantes nativos que tomen una licencia temporal del campus debido a bajas calificaciones a tasas más altas que las de la población estudiantil en general, según Emily Van Dyke, presidenta del grupo de ex alumnos nativos americanos de Harvard.

Eso sugiere que los estudiantes nativos están luchando por adaptarse una vez que llegan al campus, dijo el residente de Seattle de 39 años y miembro de Siksika Nation en Canadá. El número de estudiantes nativos matriculados en la escuela de más de 6.700 estudiantes universitarios ha disminuido en los últimos años, de 45 en el año escolar 2009-2010 a 16 en 2019-2020, según datos de la universidad .

Los estudiantes y ex alumnos también están presionando a Harvard para que reconozca formalmente que se encuentra en una tierra que alguna vez estuvo habitada por pueblos indígenas, dijo Van Dyke. Es un paso inicial básico que han dado muchas universidades, incluidas el MIT y la Universidad de California en Davis .

«No estamos ni cerca de donde se encuentran otras universidades», dijo Van Dyke.

Los portavoces de Harvard se negaron a comentar sobre las preocupaciones, pero Joseph Gone, un profesor de antropología que dirige el programa de nativos americanos de la escuela, dijo que la universidad está en conversaciones preliminares con las tribus locales para desarrollar una declaración de reconocimiento de tierras.

Gone, miembro de la tribu Gros Ventre en Montana, también argumenta que Harvard ha avanzado mucho desde sus días como estudiante en la década de 1990. Es uno de los tres profesores nativos americanos titulares y ahora se ofrecen aproximadamente 10 cursos de nativos americanos cada semestre.

Mientras tanto, el famoso Museo Peabody de la escuela también está trabajando para repatriar decenas de artefactos a tribus nativas americanas, dijo Gone, aunque algunos grupos nativos americanos han criticado recientemente el proceso.

Por su parte, Maltais dice que Harvard y otras escuelas deberían garantizar que los estudiantes nativos que provienen de comunidades tribales remotas se aclimaten a la vida universitaria invirtiendo más en grupos de estudiantes, programas de tutoría, asesoramiento y otros servicios de apoyo.

El graduado de Dartmouth, que recientemente sirvió en el Cuerpo de Paz en Tonga, también apoya la idea de matrículas gratuitas o con descuento para estudiantes nativos, pero enfatiza que no debería ser la única solución.

«No todo el mundo necesita un título elegante», dijo. “A veces, la única reparación por la tierra es la tierra”.