Ortanique y Balloo fueron los cierres de restaurantes más tristes de 2020

Cuando (¡finalmente!) Pusimos un límite a 2020, Eater encuestó a un grupo de amigos, escritores y expertos en torno a su opinión sobre el año pasado. Les hicimos diez preguntas: desde los mejores proveedores hasta los mejores recién llegados, desde las mejores comidas hasta los restaurantes con los que han roto. Todas serán respondidas para cuando apaguemos las luces a fines de 2020. Las respuestas no están relacionadas en ningún orden en particular; todos están cortados, pegados y (en su mayoría) sin editar aquí. Las respuestas no reflejan necesariamente las opiniones de Eater and Eater Miami.

Laine Doss ( Miami New Times ): Ahora mismo, es Mai-Kai. Con los dedos cruzados se abrirán de nuevo. Soy una chica tiki y esa me pegó fuerte. En cuanto al cierre permanente, diría Ortanique. Ese restaurante tenía tanta alma y Cindy y Delius pusieron su corazón en todo lo que hicieron allí.

Belkys Nerey ( WSVN 7 ): Fue triste ver a Balloo cerca. La comida fue fantástica y el restaurante abrió con un gran entusiasmo, pero sé que el chef Timon volverá pronto. Su talento y energía positiva lo ayudarán. ¡No puedo esperar!

Amber Love Bond ( colaboradora de Eater Miami ): ¡Hemos perdido muchos buenos este año! No creo que pueda elegir solo uno. Es realmente difícil comprender cuánto ha cambiado el panorama de los restaurantes en menos de un año.

Giovanny Gutierrez (fotógrafo de Chat Chow TV / Eater Miami): Ortanique On The Mile. Es muy triste no volver a sentarse en ese bar y beber uno de los mejores mojitos de Miami.

Matthew Meltzer ( Thrillist Miami ): Definitivamente Lil Hoolies. Quiero decir, sí, la tira de pollo rancio y el vacío de papas fritas y salsa rancias se llenarán de alguna manera en South Dade. Pero Flip Night prácticamente me ayudó a terminar la universidad, y no estoy seguro de dónde más podré ver tocar a la banda de covers de los 80 de mi amigo Ryan ahora.

David Rosendorf ( Food For Thought ): Voy a nombrar dos: uno bastante longevo, el otro lamentablemente bastante corto. Ortanique era una institución de Miami que estaba muy por delante de la curva en traer sabores caribeños a un ambiente de “alta cocina”. Cindy Hutson y Delius Shirley tuvieron una trayectoria notable de más de dos décadas, pero todavía es triste verlo llegar a su fin. Mi otra opción también tenía un hilo caribeño, pero solo había estado abierta unos meses antes de que apareciera COVID y lo estropeara todo. Balloo fue una de las nuevas aperturas más emocionantes de fines del año pasado, una conmovedora personal ¡e increíblemente deliciosa! – Interpretación de la herencia Trini / India / Afrocaribeña / China del chef Timon Balloo en forma de restaurante. Mi última comida en un restaurante antes del cierre fue allí; me la perderé, pero espero grandes cosas de Timon el próximo año. Una mención de honor a Cake Thai Kitchen, que también echaré mucho de menos.

Stacy Moya ( Colaboradora de Eater Miami ): Me entristeció bastante ver que Coral Gables era un producto básico, Ortanique cerraba sus puertas.

Virginia Gil (Time Out Miami ): ¿Todos? Balloo fue un gran fastidio. Su apertura marcó un cambio positivo hacia los pequeños restaurantes de propiedad local y me temo que su desaparición nos empujará en la otra dirección. Ya estamos viendo un repunte en los lugares anodinos respaldados por inversores. Aunque, para contrarrestar mi propio argumento, también me entristeció ver partir a Upland. Extrañaré mucho esas zanahorias.

Alona Martinez ( Colaboradora de Eater Miami ): Obra. Adore todo el concepto de este restaurante del talentoso chef venezolano Carlos García, desde la íntima barra envolvente que conecta a los comensales con la cocina hasta los impresionantes retratos en blanco y negro que recubren la pared y la comida excepcional preparada con mucho amor y cuidado. Extrañaré ver las chispas creativas culinarias volar y aterrizar como platos memorables en mi plato.

Sara Liss (autora de Miami Cooks ): Mi última comida en un restaurante antes del cierre fue en Balloo y, aunque llegué un poco tarde a la fiesta, me alegré mucho de poder experimentarlo ya que ahora (lamentablemente) están cerrados. Fue una avalancha de sabores con una historia detrás de cada plato. Necesitamos más globos en esta ciudad.

Jennifer Agress (escritora independiente de restaurantes): ¡Le Sirenuse! Me encantó tener un pedazo de Positano aquí en MIami. Como nativo de Miami, también me entristece que lugares antiguos como John Martin's y Ortanique hayan caído con la plaga.

Kelly Blanco ( NBC 6 ): Los lugares de Brad Kilgore

Olee Fowler ( Eater Miami ): Todavía estoy en shock de que Ortanique cerrara definitivamente. ¡Había estado yendo allí desde la escuela secundaria! Balloo también era uno de los favoritos y me entristeció ir. Y, por supuesto, Brad Kilgore partió del Miami Design District, eran tan hermosos y sabrosos.

Roberto Singal
Roberto Translada los articulos de Salud, Queremos traer las ultimas noticias sobre su salud en espanol.