Las mascarillas faciales tienen un efecto negativo insignificante sobre los niveles de CO2 y O2 – Estudio

Máscaras faciales

A medida que el mundo obtiene acceso a más información sobre el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, los científicos están cada vez más convencidos de que las máscaras pueden ayudar a reducir su propagación.

La forma principal de transmisión del SARS-CoV-2 implica que las partículas virales ingresen al tracto respiratorio de una persona. Por lo general, esto ocurre después de que otra persona tose, estornuda o habla cerca de ella, lo que produce gotitas o aerosoles que transportan el virus.

En consecuencia, las máscaras faciales juegan un papel importante en la reducción de la exposición al virus y en la limitación de la cantidad de virus que una persona puede proyectar hacia otras.

Existe un consenso cada vez mayor sobre el valor de las mascarillas para reducir la propagación del SARS-CoV-2, aunque no siempre ha sido así.

Inicialmente, se sabía poco sobre el nuevo virus y se tuvo que desarrollar una política basada en la mejor evidencia disponible, siguiendo modelos científicos que se basaron en datos de epidemias anteriores que involucraban virus similares.

Como consecuencia, la orientación sobre el uso de mascarillas ha variado de un país a otro, y algunos organismos de salud importantes, incluida la Organización Mundial de la Salud (OMS), han cambiado sus recomendaciones con el tiempo.

En muchos sentidos, estos cambios y discrepancias son inevitables cuando se brinda asesoramiento sobre una crisis urgente de salud pública mientras los científicos descubren continuamente nueva información. Mantener una posición dogmáticamente a pesar de la evidencia cambiante u ofrecer consejos cuando hay poca evidencia para justificarla es poco probable que sean mejores enfoques.

Sin embargo, la investigación ha demostrado que los cambios significativos en la orientación oficial reducen la confianza de la gente en la ciencia que es la base de la política.

Además, el uso de máscaras faciales se ha convertido en un campo de batalla político, con defensores vocales de la derecha denunciando el uso forzado de máscaras, ya sea como una violación de la libertad o como un elemento sospechoso en una amplia conspiración de que COVID-19 fue movilizado o fabricado .

En este contexto, algunas personas han propuesto que las mascarillas son una amenaza para la salud pública, suponiendo que las mascarillas reducen la cantidad de oxígeno inhalado o aumentan la cantidad de dióxido de carbono inhalado.

Pacientes con EPOC

Para probar esta teoría, los investigadores detrás del presente pequeño estudio reclutaron a 15 médicos del personal de la casa, que no tenían problemas de salud que afectaran sus pulmones, y a 15 veteranos con EPOC.

Los veteranos estaban en el hospital para que los médicos pudieran controlar sus niveles de oxígeno como parte de su monitoreo regular de la EPOC.

El monitoreo involucró, entre otras cosas, los niveles de oxígeno en sangre verificados con un análisis de sangre antes y después de un ejercicio de caminata de 6 minutos. Este ejercicio se realizó con una máscara, según el protocolo del hospital durante una pandemia.

Los investigadores utilizaron un monitor LifeSense para comprobar el aire de la habitación de referencia y luego tomaron medidas continuamente durante el tiempo que los participantes llevaban máscaras.

Sin cambios significativos

Los investigadores no encontraron cambios clínicamente significativos en ninguna de las mediciones de dióxido de carbono al final de la marea de los participantes: la cantidad de dióxido de carbono en una exhalación. Tampoco encontraron cambios en los niveles de oxígeno en sangre después de 5 o 30 minutos de usar una máscara mientras descansaban.

Como era de esperar, los participantes con EPOC tenían niveles de oxígeno en sangre más bajos que los que no tenían la enfermedad respiratoria. Ningún participante con EPOC tuvo cambios importantes en sus intercambios de gases debido al uso de una máscara.

En palabras del autor principal del estudio, el Dr. Michael Campos, del Centro Médico de la Administración de Veteranos de Miami y de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami, "Demostramos que los efectos son mínimos como máximo, incluso en personas con insuficiencia pulmonar muy grave".

Si una persona experimenta dificultad para respirar mientras usa una máscara, sugiere el estudio, esto no es el resultado de niveles reducidos de oxígeno o un aumento en los niveles de dióxido de carbono.

El Dr. Campos explica: “La disnea, la sensación de falta de aire que sienten algunos con las máscaras, no es sinónimo [de] alteraciones en el intercambio de gases. Es probable que se deba a la restricción del flujo de aire con la mascarilla, en particular cuando se necesita una mayor ventilación durante el esfuerzo ".

Si bien reconocen que las máscaras pueden ser incómodas para algunos, los autores dejan en claro que usar una máscara es clave para mantener la salud del usuario y de quienes los rodean. Escriben:

“Es importante informar al público que la incomodidad asociada con el uso de mascarillas no debe dar lugar a preocupaciones de seguridad sin fundamento, ya que esto puede atenuar la aplicación de una práctica que ha demostrado mejorar la salud pública”.

Aunque el estudio fue pequeño, sus hallazgos enfatizan que usar una mascarilla sigue siendo importante, dada la creciente evidencia de que las mascarillas reducen la transmisión viral y la falta de evidencia en contrario.

Como resume el Dr. Campos, “El público no debe creer que las máscaras matan”.

Maria Belen
Maria es Editora y transalda los articulos populares sobre su credito y finanzas