Hombre acusado de asalto de fin de semana, tiroteo de un niño de 12 años en Miami-Dade

Un video exclusivo muestra a los agentes deteniendo a un hombre y una gran presencia policial de Miami-Dade el lunes por la noche en Overtown en relación con el secuestro, la agresión sexual y el tiroteo de un niño de 12 años durante el fin de semana.

La policía arrestó a Aliex Santiesteban, de 43 años, y lo acusó de varios cargos, que incluyen agresión sexual con un arma mortal, secuestro e intento de asesinato.

Fue ingresado en la cárcel de Miami-Dade el martes por la mañana temprano.

El incidente ocurrió alrededor de las 2:30 am del sábado cuando el niño caminaba en el área de Northwest 43rd Terrace y 30th Avenue cuando fue abordado por un hombre en un sedán negro de 4 puertas, dijeron funcionarios de la policía de Miami-Dade.

El hombre obligó al niño a entrar al vehículo y lo condujo a un lote baldío en el área de Northwest 45th Street y 31st Avenue, donde fue agredido sexualmente en el asiento trasero del auto.

En una conferencia de prensa el lunes, el portavoz de la policía de Miami-Dade, Álvaro Zabaleta, dijo que se habían activado los seguros para niños en el automóvil, lo que impedía que el niño saliera.

Zabaleta dijo que el niño finalmente luchó contra el hombre, luego el hombre le disparó en la cara y lo empujó fuera del auto.

El niño no podía ver, pero fue encontrado deambulando por un buen samaritano en bicicleta, quien lo llevó a un negocio cercano donde llamaron al 911.

Las imágenes de vigilancia del negocio mostraron al niño cubierto de sangre y colapsando al suelo antes de que llegaran los oficiales de policía.

“El niño dice que no podía ver en ese momento. Había perdido la vista y estaba usando su toque para encontrar su camino tratando de buscar ayuda ”, dijo Zabaleta.

El Cuerpo de Bomberos de Miami-Dade respondió a la escena y transportó al niño al Ryder Trauma Center del Jackson Memorial Hospital en estado crítico.

Departamento de Policía de Miami-Dade

Zabaleta dijo que el niño estaba estable y recuperándose el lunes, pero dijo que si la bala hubiera ido un milímetro en cualquier dirección, el niño podría haber perdido la vida.

“Todavía tiene un largo camino por delante en lo que a su recuperación se refiere”, dijo Zabaleta. “Es devastador saber que este individuo, no solo tuvo que vivir el traumático incidente de ser agredido sexualmente, sino que al mismo tiempo recibió un disparo en la cara”.

Zabaleta también dijo que el niño se había escapado de su casa para visitar a sus amigos sin decirle a sus padres, y había dejado almohadas en su cama en caso de que sus padres lo revisaran. Iba de regreso a casa desde la casa de su amigo cuando el sospechoso se le acercó, dijo Zabaleta.

Facebook Comments