América cambia de rumbo, sin dejar de ser muy similar


L IU XIAOBO , el heroico disidente anticomunista de China, era un gran admirador de la democracia estadounidense. "Lo que más me interesa", escribió una vez, "es la evidencia obvia de cómo el sistema democrático estadounidense puede corregirse a sí mismo … especialmente en momentos de gran crisis". Poco después de hacer esa observación, Liu fue encarcelado por el resto de su vida. Sin embargo, el punto se mantiene. Visto desde suficiente distancia, los votantes estadounidenses parecen haber actuado de nuevo con decisión en un momento de crisis y destituido a un presidente en ejercicio, algo que solo ha sucedido una vez en los últimos 40 años.

Visto de cerca, las conclusiones a extraer de los resultados de las elecciones del 3 de noviembre son menos radicales. Las encuestas de opinión, que mostraron a Joe Biden con una gran ventaja de cara al día de las elecciones, condicionaron las esperanzas demócratas y los temores republicanos por lo que sucedería. Esas encuestas resultaron estar apagadas, tal vez incluso más que en 2016.

El resultado es lo suficientemente ajustado que, aunque parece probable que Biden gane suficientes votos en el colegio electoral para convertirlo en el próximo presidente, habrá desafíos legales y el momento catártico en el que un candidato gana y el otro concede todavía parece lejano. Si esto es un repudio al presidente, la mecánica del colegio electoral significa que es marginal, equívoco, lo que muestra el control del partidismo en el país.

A pesar de la epidemia de covid-19, la participación fue la más alta desde 1900, lo que significa que Biden ganó más votos que cualquier otro candidato en la historia de Estados Unidos. Una vez más, los estados que celebran elecciones federales no han podido contar los votos tan rápido como lo hacen otras grandes democracias. En sus elecciones generales del año pasado, India contó 600 millones de votos en unas pocas horas, en comparación con los días que habrá tardado en contar unos 140 millones de votos en Estados Unidos. Sin embargo, había tanta incertidumbre en la administración de esta elección, incluido el uso generalizado del voto por correo por primera vez en algunos estados, que una participación tan alta sigue siendo un logro que vale la pena celebrar, incluso si fue principalmente producto de algo cercano a la existencia. terror en ambos lados.

Sin embargo, la alta participación no produjo el dividendo que esperaban los demócratas, así como la mayoría de los analistas. Desde al menos 2004, la última vez que un republicano ganó el voto popular, los demócratas han asumido que las elecciones nacionales de alta participación son necesariamente buenas para su partido. Y Biden ganó el voto popular cómodamente, subrayando el estatus de los demócratas como el partido favorecido consistentemente por la mayoría de los votantes estadounidenses. Esto extiende la carrera demócrata en el voto popular a siete de las últimas ocho elecciones presidenciales, un logro que no recibe ningún premio más allá de la capacidad de afirmar que el país no es realmente tan conservador como parece. Pero el aumento de la participación no favoreció a Biden de manera decisiva. En cambio, un elenco de votantes ocasionales que no participaron en 2016 hizo que se escucharan sus voces y, al final, estuvieron a punto de cancelarse entre sí.

Eso, a su vez, subraya una segunda característica sorprendente del resultado, que es el grado en que 2020 se parece a casi cualquier otra elección presidencial reciente. Carolina del Norte y Pensilvania no informarán definitivamente por un tiempo. Pero hasta ahora, con algunas excepciones, en particular Florida y posiblemente Arizona, el mapa electoral se parece mucho a lo que era en 2012, cuando Barack Obama venció por poco a Mitt Romney. A pesar de todo lo que ha sucedido en los últimos cuatro años, en otras palabras, esta contienda terminó pareciéndose mucho a lo que ocurriría si un republicano genérico se enfrentara a un demócrata genérico en un año en el que no se producía mucho.

Esto es notable cuando hace una pausa para recordar todas las cosas que no lograron romper el estancamiento partidista en 2020. Durante el año pasado, Donald Trump fue acusado por la Cámara de Representantes, convirtiéndolo en el tercer presidente en la historia de Estados Unidos en sufrir esta reprimenda. . Covid-19 ha matado a más de 230.000 estadounidenses y ha provocado que la economía oscile enormemente. El país fue testigo de homicidios de afroamericanos desarmados a manos de agentes de policía, las mayores protestas por los derechos civiles en la historia de Estados Unidos y episodios de violencia en algunas ciudades.

California sufrió terribles incendios forestales, matones de extrema derecha conspiraron para secuestrar al gobernador de Michigan y el presidente tuvo quizás la peor actuación en el primer debate jamás vista. El presidente también nombró a un tercer juez de la Corte Suprema, asegurando una mayoría conservadora en la corte más alta durante las próximas décadas. La computadora portátil de Hunter Biden divulgó sus correos electrónicos después de que el abogado del presidente de alguna manera se aseguró de que llegara a un tabloide amigable. Al final de todo eso, casi ningún estadounidense había cambiado de opinión sobre quién quería que fuera el próximo presidente. Es posible argumentar que todas estas cosas simplemente se anulan entre sí. Más probablemente, se volvieron irrelevantes por el poder del sesgo partidista para moldear la forma en que los votantes interpretan tales eventos.

Las elecciones estadounidenses solían producir deslizamientos de tierra en momentos de gran agitación. Ya no pueden. Sin embargo, desde que Ronald Reagan venció a Walter Mondale por 525 votos contra 13 en el colegio electoral en 1984, sin embargo, el vínculo partidista se ha fortalecido hasta el punto en que los votantes votan abrumadoramente como lo hicieron la última vez, independientemente del candidato, las políticas o lo que está pasando en el país o en el mundo. Más del 90% de los votantes que votaron por Trump en 2016 habían votado por Romney cuatro años antes. A pesar de toda la atención puesta en Never-Trumpers, es una apuesta segura que más del 90% de los que votaron por Trump en 2016 volvieron a hacerlo este año. El índice de aprobación del presidente apenas se ha movido en los últimos cuatro años. Ambos bandos sueñan con dar un golpe de gracia que les permita gobernar como quieran; ninguno puede manejar más de unos pocos golpes.

Lecciones hispanas

El pequeño número de votantes que cambiaron en estados clave esta vez será objeto de fascinación y estudio, a medida que se disponga de más datos (los nerds electorales incondicionales basarán sus hallazgos en el American National Election Study, que se publicará en enero). ). En 2016, los votantes de Obama-Trump en Pensilvania, Michigan y Wisconsin fueron casi superados en número por los periodistas y sociólogos que se propusieron estudiarlos en su hábitat natural. Los resultados a nivel de condado de 2020 sugieren que los votantes republicanos hispanos pueden recibir el mismo trato esta vez.

Ese grupo entregó al presidente tanto de Florida como de Texas. El estado del sol ahora parece más un lugar confiablemente republicano que un verdadero estado cambiante. En Texas, los demócratas una vez más se quedan argumentando que el cambio demográfico les entregará el estado en algún momento no especificado en el futuro, un argumento que el partido ha estado haciendo para tranquilizarse durante demasiado tiempo (la mejor expresión de esta tesis optimista, “The Emerging Mayoría Democrática ”de John Judis y Ruy Teixeira, ya tiene casi 20 años).

Los demócratas aparentemente tienen que aprender la misma lección una y otra vez: que los votantes hispanos no son monolíticos y que una política más acogedora hacia los inmigrantes no se traduce automáticamente en más votos de los inmigrantes. De hecho, los resultados a nivel de condado sugieren que el mejor predictor de un giro hacia Trump fue la presencia de muchos votantes latinos.

Por el contrario, el mejor predictor de un giro hacia Biden fue la agrupación de estadounidenses con educación universitaria. En términos demográficos, la historia de la elección es, por lo tanto, una leve disminución de la polarización racial (el fenómeno de los votantes minoritarios que se unen al Partido Demócrata) y un ligero aumento de la polarización educativa (el fenómeno de los votantes con educación universitaria que desertan del Partido Republicano). . No es prudente trazar líneas de tendencia en el futuro, pero esto parece una buena noticia para las perspectivas futuras de los republicanos, dada la diversidad del país y dado que solo el 36% de los estadounidenses tienen una licenciatura.

Diciéndole como no es

A pesar de su número relativamente pequeño, los graduados universitarios tienen una influencia cultural desproporcionada en Estados Unidos. Esto tiende a distorsionar las percepciones de cómo es realmente el país, tanto desde dentro como desde fuera de Estados Unidos. Una gran parte de los estadounidenses con educación universitaria creía que Trump era un presidente desastroso y también una amenaza para las instituciones gubernamentales de Estados Unidos. También creían que era un racista, cuyos silbidos de perro sobre inmigrantes y afroamericanos lo volverían tóxico para los no blancos. Esta opinión no se comparte tan ampliamente como ellos asumieron.

¿Por qué podría ser así? Una encuesta del Instituto Cato, un grupo de expertos libertario, a principios de este año encontró que los “liberales fuertes” eran el único grupo ideológico en el país que se sentía libre de expresar sus opiniones políticas sin ofender. Todos los demás, desde los liberales habituales hasta los “conservadores fuertes”, se sintieron un poco amordazados por la cultura política en la que buscaban expresar esas opiniones. Si esto es correcto, es posible que no haya una cantidad de reponderación que pueda hacer que las encuestas sean precisas. Otro problema posiblemente relacionado para los pronosticadores es que muchos votantes simplemente no confían lo suficiente en los encuestadores para responder sus preguntas: en 2016, menos de 1 de cada 200 llamadas realizadas por empresas encuestadoras dieron como resultado una entrevista con un votante. Probablemente lo mismo habrá sucedido esta vez.

Entonces, parece que Biden se convertirá en el 46 ° presidente, pero por un estrecho margen. Su casi victoria reavivará una discusión de larga data en el Partido Demócrata sobre si el populismo de izquierda podría ser un mejor antídoto para el populismo de derecha, una disputa que la victoria de Biden en las primarias parecía haber puesto fin. Es probable que el resultado mantenga al Partido Republicano esclavo de Trump y del trumpismo en el futuro previsible (ver Lexington ). Y significa que el Sr. Biden, si es que prestará juramento el 20 de enero, estará muy limitado en lo que respecta a la política interna (ver artículo ). Sin embargo, si el presidente que elige es la medida más visible de sus valores, Estados Unidos realmente ha cambiado de rumbo.

Este artículo apareció en la sección de Estados Unidos de la edición impresa con el título "Hola, 46".

Reutilizar este contenido The Trust Project