Todas las entradas al Aeropuerto Internacional de Fort Lauderdale-Hollywood estuvieron cerradas durante más de cinco horas el jueves por la mañana mientras la policía investigaba un paquete sospechoso.