Una investigación realizada por un consorcio global de medios alega que se está utilizando malware de grado militar del Grupo NSO con sede en Israel para espiar a periodistas, activistas de derechos humanos y disidentes políticos.