Los dolientes vuelven a dejar flores frente al Palacio de Buckingham y el Castillo de Windsor, un día después de la muerte del Príncipe Felipe.