El Príncipe Felipe era conocido por sus ocasionales comentarios improvisados que podían ser vergonzosos.