A pesar de nueve vidas, matar a un gato en un atropello y fuga pronto podría volverse ilegal en New Hampshire.