Un Estados Unidos dividido estuvo de acuerdo en un punto el martes por la noche: que el primer debate presidencial fue malhumorado, desordenado y desalentador. El encuentro vio al presidente Trump negarse a condenar al grupo de extrema derecha Proud ...