Los bomberos que trabajaban en un clima abrasador lucharon por contener un incendio forestal en el norte de California que continuó creciendo.