Las minas navales se utilizan en el océano como un impulso explosivo para dañar los cambios de superficie o los submarinos.