El presidente de México ahora dice que no recibirá la vacuna COVID-19 porque sus médicos le dijeron que todavía tiene un alto nivel de anticuerpos cuando se infectó en enero.