Las infecciones por COVID-19 pesaron a Merck con tantas personas que evitaban las visitas a los hospitales o incluso al médico a principios del primer trimestre.