Con un estilo radical, un refinamiento impresionante y mucha tecnología, el nuevo Tucson es un ganador.