Los madrugadores en Venecia se han despertado al ver un crucero que navega por el canal de Giudecca por primera vez desde la pandemia, a pesar de las reiteradas promesas del gobierno de desviar los enormes barcos por motivos de seguridad y medioambientales.