El tiroteo masivo se produce el mismo día que el presidente Biden califica la violencia con armas de fuego como una epidemia y el gobernador Abbott promete proteger los derechos de las armas en Texas