Las protestas fueron avivadas por cinco días de caos que dejaron al menos 145 palestinos muertos en Gaza y ocho muertos en el lado israelí.